ITALIA 0 – SUECIA 0: PARA LOS SUECOS LA HOZ VINO CON EL MARTILLO

Por: Marcelo Patroncini

Los Azules y Amarillos consiguieron el pasaje a Rusia 2018 de forma épica tras empatar sin goles frente a la Azzurra en Milan y ganar el global por 1 a 0. En un partido donde todas las miradas apuntaron al flojo arbitraje del español Antonio Mateu Lahoz, los escandinavos sacaron boleto para el país que supo defender justamente la bandera de la hoz, y el martillo.

El eterno invicto de Italia de 45 partidos jugando como local no le sirvió para vencer a Suecia y meterse en la Copa del Mundo. La paradoja habla que justamente, la última vez que los tanos se quedaron fuera de la máxima competencia fue en 1958 que se jugó en tierras suecas.

Fue una final en San Siro porque desde el momento de los himnos los locales hicieron sentir el rigor a la visita. Gianluigi Buffón, que aplaudió las estrofas de su rival mientras era silbado por todo el estadio, se quedó injustamente sin su sexta e histórica participación en este tipo de competencias. Y el delirio fue completo para los Azules y Amarillos.

Las acciones de la contienda las manejó el Azzurro. En el primer tiempo Andreas Granqvist le ahogó el grito a los tanos desviando prácticamente en la línea un intento de Matteo Darmian. Los de Jan Andersson se fueron al descanso protestando por un penal que el árbitro español no le dio por una supuesta mano involuntaria de Andrea Barzagli pero el premio les llegó en la complementaria cuando Mikael Lustig le aplicó un rodillazo, sin intención, a Darmian dentro del rectángulo mayor de los escandinavos.

La escuadra de Gian Piero Ventura fue por más y tiró toda la carne al asador. Lo tuvo con una volea Ciro Immobile pero el remate del ex Borussia Dortmund se fue cerca del poste izquierdo de Robin Olsen. Sobre el final pudo conseguirlo Stephan El Shaarawy pero no contó con la fortuna necesaria. Y ni siquiera los seis minutos que adicionó el colegiado permitieron que San Siro consiga ese tanto que hubiese llevado todo a la definición por penales.

Suecia rompió con todos los esquemas y dejó a Italia sin Mundial después de 60 años. Es el colmo que justamente la Azzurra haya fallado a la copa que se disputó en terreno escandinavo allá por 1958. Y lo que no es el colmo es que tras el 0 a 0 haya fiesta, larga y tendida, en Estocolmo.