LANÚS 4 – RIVER 2: EL VAR SIMPSON

Por: Marcelo Patroncini

Estuvo de moda en los noventa y muchos creen que esas épocas han vuelto. Desfachatado, subjetivo, tendencioso y rebelde, supo ganarse un lugar en todos los medios. Así lo que supo ser Bart Simpson a finales del siglo pasado, también lo consiguió otro VAR, el Video Assistant Referee (asistencia de imágenes para los árbitros) en su primera implementación en Argentina. Lo que parecía estar «de pelos» terminó en un «ay, caramba»

Lanús y River se jugaban un pasaje a la final de la Copa Libertadores en La Fortaleza. El marcador fue mutando con el correr de la contienda y provocó una serie de protestas que no tendrán fin seguramente o que, tal vez, acaben definitivamente con este invento de frenar un partido para evaluar qué decisión tomar como si se tratase de rugby o un cruce de NBA.

El colombiano Wilmar Roldán manejaba los hilos del juego entre el Granate y el Millonario a su antojo. Sin embargo la historieta comenzó a cinco minutos del final de la primera mitad cuando Ignacio Scocco enganchó en dentro del área rival y la pelota dio en la mano de Iván Marcone. El colegiado no sólo no convalidó la pena máxima sino que a su vez tampoco quiso ir a chequear si su decisión era correcta o no.

Hasta ese entonces nada cambiaba porque River ganaba 2 a 0 como visitante y 3 a 0 en el global. Pero llegaron los goles de José Sand y Lautaro Acosta para dejar la serie completamente abierta. Y el VAR entró en juego cuando Román Martínez cayó en el área opuesta y el juez corrió a ver las imágenes de televisión.

Sus dudas se disiparon y, esta vez, sí cobró un penal para el dueño de casa que Alejandro Silva terminó cambiando por gol para que el Granate pudiese doblegar al Millonario y así meterse en la final de la Copa Libertadores. Pero la bronca estalló en el vestuario visitante y alrededores. Marcelo Gallardo, DT del elenco porteño, dijo en conferencia de prensa que «hubo muchos errores groseros y no se pudieron poner de acuerdo». Rodolfo D´Onofrio, presidente de la institución de Nuñez, publicó en sus redes sociales: «un árbitro se puede equivocar, siete no».

Un nuevo protagonista llegó a la TV para despertar la ira de muchos. En su momento fue Bart, hoy es VAR. Con la diferencia que el hijo menor de Homero siempre decía «yo no fui» y en esta nueva modalidad del fútbol los responsables no tienen como esconderse.