CAMINO A RUSIA 2018: HOY, GALES Y SU CURIOSA ÚNICA CLASIFICACIÓN

Formación de la Selección de Gales que participó en el Mundial de 1958. Gentileza: Olympo Deportivo.

Bienvenidos a un nuevo Camino a Rusia 2018. Para aquellos que se unen por primera vez, desde Vermouth Deportivo a través de esta sección, contamos las historias más destacadas, curiosas e irrepetibles que han tenido las Copas del Mundo a lo largo de su realizaciones. Hoy, traemos el relato de la única clasificación de Gales al máximo certamen futbolístico:

La Selección de Gales sólo registra una participación en los 20 mundiales disputados. Los Dragones disputaron la Copa de Suecia 1958, integrando el Grupo 3 junto con Suecia, Hungría y México. Empatando sus tres encuentros, los dirigidos por Jimmy Murphy debieron batirse a desempate ante los húngaros, donde lograron imponerse por 2-1 para clasificarse a los cuartos de final y ser eliminados por la Brasil de Pelé.

Pero nosotros nos centraremos en cómo los birtánicos accedieron a dicho torneo de naciones. En las clasificaciones Europeas, Gales formó parte del Grupo 4 junto a Checoslovaquia y Alemania Oriental donde, al cabo de cuatro encuentros donde cosechó dos triunfos y dos caídas, quedó relegado al segundo puesto, detrás de los checoslovacos, quienes consiguieron su boleto a Suecia.

Sin embargo, un asterisco de esperanza se abrió para nuestra nación en cuestión: por las clasificaciones afroasiáticas, las Selecciones participantes fueron retirándose de manera masiva. Turquía, Chipre, Indonesia, Egipto y Sudán fueron alejándose de la competencia, dejando a Israel como único concursante. El motivo se debía a la guerra que se desataba entre el Estado Judío y los Estados Musulmanes, provocando que el último grupo decir adiós, clasificando a los israelitas por ser los únicos «en pie».

Pero esto no fue avalado por la FIFA, ya que consideraba que ninguna nación, que no sea la organizadora, podría jugar un Mundial sin disputar un encuentro de Eliminatorias. Por esta razón, la entidad madre propuso una repesca entre Israel y alguna nación eliminada previamente. Primero ofrecieron a Italia y luego a Uruguay, aunque ambos rechazaron la invitación. El siguiente en la lista fue Gales, quienes gustosos dijeron que sí y enfrentaron a ida y vuelta ante los Nibjeret.

El primer partido tuvo lugar en Tel Aviv, el 15 de enero de 1958, donde Gales buscó aprovechar al máximo su nueva oportunidad y venció, cómodamente, por 2-0 a los locales. La revancha, casi un mes después, el 5 de febrero, en Cardiff, también concluyó con triunfo de los Dragones por 2-0, liquidando la serie con marcador de 4-0 y ganando su boleto para disputar -hasta el momento- su único Mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *