FÉNIX 0 – ACASSUSO 0: OTRO CERO A CERO

Por: Marcelo Patroncini

Se dio la lógica entre el Cuervo y el Quemero que, en las últimas veces que se vieron las caras, no se convirtieron goles. Así, en Los Polvorines, los de Fabián Lisa y los de Rodolfo Della Picca igualaron 0 a 0.

Buen drenaje hacia los costados de la cancha de San Miguel que se la bancó diez puntos todo el partido aunque cada saque lateral implicaba que la pelota quede nadando y el que la vaya a buscar tenga que meter uno o los dos pies completamente en el agua.

El árbitro del partido, Maximiliano Ramirez, hizo, una hora antes del inicio, el recorrido del campo y dispuso, acertadamente, que se podría jugar sin inconvenientes.

La contienda comenzó con el puntapié inicial de la visita de cara a la avenida José León Suárez, tal cual estaba programado, bajo una tibia resolana.

Todo el primer tiempo transcurrió sin sobresaltos, prácticamente sin llegadas. Las pocas que hubo no tuvieron mayor trascendencia. Hacia el final de la primera mitad se vislumbraba un mejor rendimiento de Acassuso que provocaba la arenga de Fabián Lisa hacia sus dirigidos cuestionándoles que no esperen más, recuperen los rebotes y ataquen.

Haciendo uso de un precario puentecito construido apenas con tres tablones de madera puestos en paralelo los jugadores pudieron irse al vestuario y regresar para el complemento sin volver a meter sus pies en el agua. Así fue que arrancó la segunda mitad que fue mucho más entretenida.

El fútbol llegó desde el banco de los suplentes. Los ingresos de Lázaro Romero y Franco Caballero le pusieron color a la tarde gris en Los Polvorines. Comenzaron a sucederse ataques y contraataques de mayor magnitud que obligaron a Nicolás Rodríguez y Juan Dobboletta a lucirse tapando pelotas para evitar la caída de sus vallas y ser los responsables de que bajo la amenaza de una tormenta inminente el cotejo haya bajado sus persianas con el sinsabor del cero a cero.