Partidos del día de hoy

RACING 0 – CORINTHIANS 0: “BIS”ANDRO LÓPEZ

Lisandro López repitió su formidable actuación del cotejo de ida, contagió al resto del plantel y la Academia consiguió meterse en cuartos de final de la Copa Sudamericana tras igualar sin goles en la noche de Avellaneda con el Timao que, a pesar de liderar en el Brasileirao, no pudo ejercer su potencial en tierras criollas.

Lo hizo allá y también acá. Fue figura en San Pablo y en el Cilindro. El Licha se puso la mochila al hombre en los 180 minutos que duró la serie para que Racing pudiese superar el durísimo escollo llamado Corinthians. Luchó cada pelota. Retrocedió. Armó juego. Se peleó con los rivales. Generó riesgo. Una función digna de ovacionar de pie y pedir un bis.

Los dirigidos por Diego Cocca no jugaron lindo pero lo hicieron bien. Leyeron el mensaje, lo entendieron y con el cuchillo entre los dientes aceptaron que en instancias decisivas de un torneo continental todo era a cara de perro. Excepto algunos toques innecesarios hacia atrás y la inesperada intrascendencia de Diego González, el resto fue un aprobado para el dueño de casa. Y el Timao sufrió tanto orden, demasiada atención y el empuje de una hinchada que, de más esta decir, nunca ha faltado.

En el primer tiempo hubo una situación de riesgo por lado mediante la pelota parada. Primero fue Sergio Vittor quien quiso repetir la gloria respecto al partido con Temperley pero Cassio adivinó su intención y despejó el disparo, con mucha rosca, al tiro de esquina. Después fue el turno de Jadson quien directamente no le acertó al arco defendido por Gastón Gómez.

Racing tuvo una chance neta de abrir la cuenta antes de irse al descanso cuando López asistió a Enrique Triverio. El ex Unión de Santa Fe aguantó la pelota con el cuerpo pero a la hora de fusilar al guardameta del Corinthians se le interpuso la pierna de Fabián Balbuena para despejar el peligro. Así sendas escuadras se fueron a los camarines con un 0 a 0 que favorecía al local.

Si durante el primer tiempo hubo más roces que fútbol, en la complementaria todo se potenció. No soportaban más de dos minutos sin pegarse una buena patada, sin querer copar la parada. El árbitro uruguayo, Leodán González, amonestaba a los de la Academia pero perdonaba a los del Timao. Hasta que a los 20, una terrible plancha de Rodriguinho, quien había ingresado segundos atrás dejó a los de Fabio Carille con diez jugadores.

Hubo tiempo para más acción, menos romance y un poco de comedia. Tan hostil era el clima que cuando se fue reemplazado Ángel Romero, hermano de Oscar quien supo jugar en el conjunto blanquiceleste, la hinchada cantó “Romero hay uno solo, oh oh oh”. Tan picado esta el juego que, en tiempo de descuento, la visita se quedó con nueve hombres porque Jó vio la segunda amarilla. Y así, el colegiado que terminó el partido antes de tiempo, recibió una catarata de protestas por parte de los paulistas.

Racing pasó a cuartos de final de la Copa Sudamericana tras empatar 0 a 0 con Corinthians. Ese gol en tierras cariocas valió oro para un equipo de Cocca al que no le sobró nada. O mejor dicho sí, le sobró la experiencia y el amor de un tal Lisandro López que increíblemente pensaba en el retiro algunos meses atrás. Y sí, habrá que hacerse como él en cada festejo de gol, y preguntarse si realmente está loco o qué.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*