BANFIELD 1 – RACING 0: SE HACE FUERTE, SE HACE DÉBIL

El Taladro volvió al Florencio Sola y cantó victoria frente a una Academia que se había quedado con el último cotejo que habían disputado ambos en Peña y Arenales. Sin embargo, tras aquella victoria del conjunto de Diego Cocca, los de Avellaneda volvieron tres veces más a dicho recinto quedando no sólo eliminados de Copa Argentina sino también cayendo, por la mínima diferencia, ante el dueño de casa el domingo próximo pasado.

Banfield tuvo su revancha. De aquél encuentro en el cual definían quiénes entraban a la Libertadores, a los de Julio César Falcioni les quedó una espina clavada que pudieron quitársela tras vencer a un Racing que alternó titulares con suplentes debido a que el miércoles se jugará la clasificación a los cuartos de fina de la Copa Sudamericana contra el Corinthians.

Claramente, el «Lencho» Sola no le ha sentado bien a la Academia en estos últimos días. Aquella estrepitosa caída contra Olimpo después de ir ganando por 2 a 0 generó que volvieran los fantasmas a un plantel que salió a enfrentar al Taladro con pocas ideas y una débil cuota futbolística.

Sin encontrar el fondo ideal, Racing tuvo que soportar los embates de un Banfield que manejó los hilos de la contienda con el gran partido que tuvo Eric Remedi en el mediocampo. Era todo el dueño de casa que había tenido una jugada clara en los pies de Gonzalo Bettini mientras la última línea visitante se abría por completo. Sin embargo el remate del lateral fue interceptado muy bien por Javier García.

El único tanto del encuentro llegó bien temprano. Recién había pasado el cuarto de hora inicial cuando un centro bombeado de Pablo Mouche cayó en la cabeza de Darío Cvitanich que, ante la insípida marca de sus oponentes, conectó por el segundo palo para marcar el 1 a 0.

La Academia, durante le resto del partido, soportó cada avance del Taladro que pudo liquidarlo con algunas acciones de Mauricio Asenjo quien no estuvo fino a la hora de cerrar la historia. Algún que otro destello de Andrés Ibargüen en la visita que recuperó apenas un poco más de movimiento en la cancha con los ingresos de Martín Ojeda y Lisandro López.

Racing volvió a caer y a dejar una floja imagen en una cancha que no le sienta para nada bien. Al menos, en Peña y Arenales, algunos meses atrás logró meterse dentro de la próxima edición de la Copa Libertadores de América. Pero esta vez, tropezó contra un Banfield que regresó a su casa, tuvo autoridad y demostró con el 1 a 0 que se siente muy cómodo jugando en el Florencio Sola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *