CORINTHIANS 1 – RACING 1: HABÍA CARIOCA Y TERMINARON TOMANDO COCCA

Por: Marcelo Patroncini

La Academia no podía digerir el mal trago que estaba pasando en San Pablo ante el Timao. Los cariocas le ganaban a los de Avellaneda por la mínima diferencia y estaban realmente cerca de ampliar diferencias. Sin embargo, los de Diego Cocca reaccionaron a tiempo, tomaron protagonismo y se llevaron un empate importante de tierras brasileras por el partido de ida de los octavos de final de la Copa Sudamericana.

Racing no podía frentar al Corinthians bajo ningún aspecto. Le costaba por más que juntaba las líneas y apostaba a una amplia defensa. El local, en cambio, se imponía en velocidad, en dinámica, en ideas y le generaban más de un dolor de cabeza al elenco Blanquiceleste que por la buena noche de sus arqueros, excepto en el tanto del dueño de casa, evitó un resultado fatal.

Un intento de Rodriguinho en el travesaño, una brillante salvada de Juan Musso contra su poste izquierdo y las constantes apariciones de Ángel Romero le complicaban la noche a la Academia. De hecho, después de todo eso, el Timao consiguió la merecida apertura del tanteador con un golazo de Maycon que, con clase y sin potencia, acomodó la pelota contra el palo más lejano del guardameta visitante. Así, los paulistas, se iban al descanso con un escueto 1 a 0 que pudo ser más abultado.

En la complementaria, Racing entendió que debía adelantarse para no sufrir tanto. Y empezó a atraverse embanderado en Lisandro López pero acompañado por algunos destellos de Matías Zaracho y Diego González. Inesperadamente tuvo que ingresar Gastón Gómez, en reemplazo de Musso que se fue lesionado y, de todos modos, el Chila estuvo muy atento para cortar y descolgar cualquier intención del Corinthians.

Un cabezazo de Miguel Barbieri y un remate de Enrique Triverio eran las apuestas de la Academia para igualar la contienda. Hasta que llegando a la media hora de la etapa final, apareció un fortísimo remate del «Licha» López en el que Cássio dio un rebote que le quedó servido al «Kike» Triverio para empujarla con destino de red. Y el resto fue un intercambio de acciones donde no reinó el peligro porque ninguno de los dos, a esa altura, estaba dispuesto a perder la contienda.

Corinthians pudo liquidar la serie en su casa pero se quedó y terminó aceptando el 1 a 1 final. Racing pasó del jugo diluido a disfrutar de una gaseosa en Brasil. Así superó el mal trago y se trajo un refrescante empate que lo deja con vida para el cotejo del vuelta que será el venidero miércoles en el Cilindro de Avellaneda.