ROSARIO CENTRAL 0 – SAN LORENZO 0: NI EL CICLÓN VOLÓ EL CERO

Por: Maximiliano Pereira

Foto Gentileza: As

Después de 23 encuentros de esta nueva liga argentina llamada Superliga, llegó el primer empate sin goles. Los protagonistas fueron Rosario Central y San Lorenzo, que en el Gigante de Arroyito no lograron dar un buen espectáculo y terminaron regalando una igualdad por 0 a 0, con pocas situaciones de gol. Sin embargo el resultado le cae mejor al Ciclón porque jugó con 10 hombres los minutos finales del primer tiempo y todo el segundo por la incorrecta expulsión de Víctor Salazar, algo que los rosarinos no supieron aprovechar.

De cara a este encuentro, los dos llegaban con realidades distintas. Por un lado, el Canalla que tras igualar en el debut de la Superliga frente a Colón, en Santa Fe, logró avanzar a los octavos de final de Copa Argentina tras superar a Deportivo Riestra. Por el otro estaba un equipo como el Cuervo, que en los cuatro cotejos oficiales que disputó, no logró imponerse, y que al estar en cuartos de final de la Copa Libertadores, guardaba a la mayoría de sus titulares.

El primer tiempo arrancó muy parejo, con dos conjuntos que intentaban hacer cosas similares al presionar arriba, y jugar con mucha intensidad. Los dos buscaban imponer su juego, y llegar con peligro al área rival, pero las primeras ocasiones fueron para la visita. Un tiro libre de Alexis Castro, que sacó al córner Diego Rodríguez, sin complicaciones, y de ese tiro de esquina ejecutado por el propio volante ex Tigre, llegó un gran cabezazo cruzado de Marcos Senesi que salió apenas desviado. Con el correr de los minutos, los de Paolo Montero tuvieron mayor profundidad, aunque sus aproximaciones eran más por errores del fondo rival, que por ideas propias. Sobre el final de esta primera mitad, los de Boedo tuvieron una ocasión más para abrir el marcador con una carambola de Nicolás Reniero, que tras un despeje de un jugador de la Academia, la pelota impactó en su cabeza, y casi se mete en el arco defendido por el Ruso Rodríguez. Pero Central tuvo 5 minutos finales a toda máquina donde contó con un tiro libre de Mauricio Martínez desde 30 metros, que se fue besando el travesaño, y una pelota que cruzó él área y que Fernando Zampedri no pudo conectar. El mal final de los de Diego Aguirre se debió a que Salazar vio la roja directa por una patada sobre Santiago Romero, que Patricio Loustau sancionó mal con la expulsión.

En el complemento, la visita rearmó su línea de cuatro en el fondo con el ingreso de Nicolás Zalazar por Bautista Merlini. Con el hombre de más, el Canalla se hizo protagonista, e intentó buscar los espacios para entrar moviendo la pelota. Avisó primero con un remate de Washington Camacho qué pasó cerca. Sin embargo bajó su nivel y el hombre menos no se sentía en el Azulgrana que, incluso, complicaba de contra, aunque se agigantó la figura de Mauricio Martínez que cortó todos los mano a mano que sufrió. La novedad en esa segunda mitad para el Ciclón es que Rubén Botta ingresó la media hora final, y tuvo sus primeros minutos tras la lesión sufrida en el amistoso con Peñarol hace casi un mes y medio.

El Canalla se tomaba su tiempo, y sus ataques eran lentos, y hasta por momentos predecibles, por lo que su rival no sufría, y cortaba los ataques. Tan solo generaba peligro con centros sin destinatario claro, y que solo una vez pudo impactar un compañero, Marco Ruben, aunque se fue lejos, y otra de Zampedri, sobre los 37, que encontró solo al delantero ex Atlético Tucumán, pero que su disparo de cabeza salió débil y que se topó con un Sebastián Torrico buen parado, y que lo contuvo sin dar rebote.

Los instantes finales fueron muy vertiginosos. Los de Montero iban con muchos hombres, pero no podían romperlo la última línea del Cuervo, que aprovechaba los pocos jugadores que dejaban los rosarinos atrás, pero que no podían ser aprovechados por la lentitud e imprecisiones en los ataques.

Fue todo en el Gigante de Arroyito. Primer 0 a 0 de esta Superliga Argentina, que deja con sabor a poco a Rosario Central que no pudo llevarse un encuentro el cual jugó con un hombre más casi 50 minutos. Sin embargo la preocupación mayor se la lleva Diego Aguirre, porque San Lorenzo ya suma cinco partidos sin ganar, y lo más preocupante es que no sólo no convierte sino que tampoco genera ocasiones de gol, y deberá modificar eso para lo que se viene, los cuartos de final de Copa Libertadores frente a Lanús el próximo a miércoles.