GENERAL LAMADRID 1 – LINIERS 0: LA ILUSIÓN QUE LO CONDENA

Por: Maximiliano Pereira

Lamadrid quiere volver a ser el equipo que supo ser alguna vez en su historia, y salir de esa maldita última categoría del fútbol argentino. En la primera jornada de la Primera D derrotó a uno de los candidatos a lograr el ascenso como lo es Liniers por 1 a 0, y la gente se ilusiona con volver a la C. El único tanto del partido lo convirtió Martín Sarandeses, por vía de un penal, en la agonía del encuentro.

El inicio del encuentro se vio demorado 40 minutos porque la doctora se había olvidado su credencial, y tuvieron que esperar a que la fuera a buscar. Tarde gris en Devoto, y esto hizo impacientar a los hinchas, que se cansaron de dedicarle canciones al juez, Juan Pafundi. Sin embargo, en cuanto al juego fue poco por aquí y poco por allá. Ninguno de los dos equipos se ponían finos y regalaban la pelota. Muchas imprecisiones y desinteligencias generaban el malestar de los dos entrenadores. Los guardametas eran espectadores solamente del juego, ya que se jugaban lejos de los arcos. Así, el marcador quedó sin goles al finalizar la primera mitad.

El complemento no fue muy distinto. La Topadora parecía conformarse con el punto, y se plantó bien en su campo ante un Carcelero que no tenía ideas claras, y que le costaba generar peligro en los últimos metros. El local recién se despertó a los 32 minutos del complemento, cuando se quedó con un jugador menos por la expulsión de Matías Palacios. A partir de ahí, los de Horacio Fabregat mejoraron y generaron una clara situación con un remate de Sarandeses que besó el travesaño, e inclusive pudo haber tenido un penal por una mano clara de Pablo Paiva, que no sancionó Pafundi.

Pero sobre los 39 minutos, cuando todo parecía que iba a quedar en igualdad, llegó la jugada que cambiaría el transcurso de la tarde y del juego. Tiro libre pasado, ejecutado por Nicolás Devito, y que buscaba la cabeza de uno de sus compañeros, sin embargo, Edgardo Vidal lo agarró a Sergio Liparoti dentro del área cometiéndole un infantil penal que Pafundi esta vez sí sancionó, y qque le mostró la segunda amarilla al defensor del conjunto de General Villegas. Sarandeses se hizo cargo de la ejecución, y con un remate cruzado engañó a Germán Cheppi para poner el 1 a 0. El Carcelero supo aguantar la diferencia en los instantes finales y se terminó llevando la victoria ante su gente.

Fue final en el Enrique Sexto. En Devoto comienza a florecer una nueva ilusión, y Lamadrid comenzó con el pie derecho al superar a uno de los siempre candidatos al ascenso como lo es Liniers. De esta manera, el Carcelero es el único equipo de la categoría, hasta el momento, que ha logrado salir victorioso en su debut.