DEFENSA Y JUSTICIA 4 – GIMNASIA LA PLATA 4: HAY QUE HACER GIMNASIA EN DEFENSA

Foto: @MatuCVazquez

Por: Marcelo Patroncini

El Halcón y el Lobo se mataron a goles en el Norberto Tomaghello aprovechando la falta de esfuerzo y coordinación en la última línea de ambos elencos. Tantas desatenciones brindaron un espectáculo en Florencio Varela que terminó en un justo reparto de puntos en el debut de la Superliga.

A los cuatro minutos Nicolás Ibañez abrió la cuenta para Gimnasia y Esgrima La Plata empujando con su cabeza una pelota que había quedado boyando en el área menor. No era la primera intervención del ex hombre de Comunicaciones ya que antes había avisado contra la meta de Gabriel Arias aprovechando los regalos que daba Defensa y Justicia. Sin embargo, el dueño de casa, consiguió emparejar las cosas a través de una serie de rebotes que dio magistralmente Yair Bonnín hasta que Ciro Rius no perdonó al Tripero.

El Lobo volvió a ponerse en ventaja a los 17 cuando Ibañez, a pura potencia, le ganó a los centrales y de cara al arco fusiló a Arias para estampar el 2 a 1. Los dirigidos por Mariano Soso parecían encontrar un poco de paz pero poco les duraría porque cuando iban 23, Fernando Márquez sacudió las redes rivales tras un intento previo que había salvado el travesaño de los platenses. A esa altura, era un partidazo y la Superliga se frotaba las manos con el show de goles.

Hubo más festejos en la etapa inicial pero la historia se dio vuelta porque fueron los dirigidos por Nelson Vivas quienes lograron imponerse en el marcador, una vez que había pasado la media hora de juego, con un remate de Gonzalo Castellani que se le escurrió por debajo de las piernas a Bonnín. Claro que esta vez el que corrigió el resultado fue Gimnasia haciendo uso de una desatención de Leonel Miranda que Lorenzo Faravelli mandó al fondo de los piolines con un toque sutil.

El 3 a 3 en el descanso prometía una complementaria imperdible. Y así fue porque el ritmo no mermó pero algunos desajustes desaparecieron. A los 7 minutos el «Cuqui» Márquez recibió un pase de Rius y, sin marca, puso el 4 a 3. A partir de ahí Bonnín brilló para evitar una derrota contundente y Fabián Rinaudo se puso el equipo al hombro adelantándose en su posición. El Halcón brillaba en ataque pero no lo liquidaba y se agrandaban las figuras de Lucas Licht y Ezequiel Bonifacio por las bandas en el elenco visitante. Y el Lobo de tanto ir a buscarlo encontró la salvación en un jugador que, indefectiblemente está marcado con el ADN Tripero. Franco Niell, saltó del banco de suplentes pero también lo hizo entre los centrales del equipo local para ganar de cabeza a pesar de su escueta estatura. Así, con un cabezazo del petiso, llegó el 4 a 4 inapelable en el «Tito» Tomaghello.

Defensa y Justicia pudo liquidarlo pero se terminó quedando e incluso cerró la contienda con diez hombres por la expulsión de Rafael Delgado. Gimnasia y Esgrima La Plata aprovechó las desatenciones de su rival y cosechó el primer punto ante los de Florencio Varela que, en Primera División, les habían ganado siempre. Sin embargo, el aprendizaje para la próxima fecha será hacer ejercicios en la última línea para no repetir otro 4 a 4 que les quite puntos de cara a la pelea por el título.