BROWN (ADROGUÉ) 5 – FERRO 1: ¿MÁS QUE UNA GOLEADA?

Por: Maximiliano Pereira

Si bien aún tenía chances matemáticas de luchar por el ascenso, nadie podía ser muy optimista en Ferro para asegurar que el equipo podía luchar por subir a Primera. Pero en la tarde del sábado, Brown le dio un nuevo cachetazo, y terminó por sepultar esas escasas esperanzas que quedaban al golearlo por 5 a 1. Leonardo Zaragoza, en contra, había puesto en ventaja a Oeste, mientras que Daniel Franco, Ignacio Oroná, Juan Manuel Olivares, Guillermo Pfund y Brian Gómez convirtieron los cinco tantos para los de Adrogué. Tras esta dura derrota, la continuidad de Marcelo Broggi es toda una incógnita.

Las lluvias que hubo en Buenos Aires durante el viernes, y la madrugada del sábado dejaron el campo de juego del Lorenzo Arandilla muy rápido, aunque en buenas condiciones, y no fue ninguna excusa para el partido que disputaban el Tricolor y el Verdolaga, en el que ambos contaban con chances matemáticas de pelear por el ascenso, aunque dependían de un milagro.

En cuanto al encuentro en sí, fue el local el que arrancó mejor plantado, y contó con una primera chance para romper el cero, mediante un tiro desde afuera del área de Olivares que encontró una volada sensacional de Andrés Bailo para evitar la caída de su arco. Pero a los 24 minutos, los de Broggi pudieron ponerse en ventaja con un remate de Nahuel Luján que se estrelló en el poste, pero el rebote dio en el cuerpo de Zaragoza para que convierta en contra de su propia valla, y pusiera el 0-1. Pero la sonrisa le duró poco a los de Caballito, porque 120 segundos más tarde, Franco convirtió la paridad con una linda tijera, después de un corner. Pero eso no fue todo en esa primera mitad, porque de otro tiro de esquina desde la izquierda, Oroná la empalmó de primera, y con un zurdazo al ángulo le permitió a los de zona sur irse 2 a 1 arriba al descanso.

El complemento arrancó de la peor manera posible para el Verdolaga. A los 6 minutos, Gustavo Canto tocó la pelota dentro de su propia área con la mano, y Olivares se hizo cargo de cambiar la pena máxima por el gol del 3 a 1, que le dio tranquilidad a los de Pablo Vicó. A los 10, el encuentro terminó por liquidarse. Tiro libre desde la izquierda, y cabezazo magnifico de Pfund para convertir el 4 a 1 y llenar de incógnitas al rival. Habían dos realidades en el Lorenzo Arandilla: de un lado el conjunto local que le salía todo bien, y que con cuatro pelotas paradas goleaba a los de Caballito, que con muchos chicos en cancha, parecía desorientado, aunque no era muy diferente a lo que mostró en otros partidos de visitante con planteos muy conservadores. Pero la historia no quedó ahí, porque a los 22, Gómez coronó una buena jugada colectiva, que fue de izquierda a derecha, con un derechazo al ángulo que hizo inútil la estirada de Bailo para el 5 a 1.

Poco más pasó en esos 23 minutos finales. Brown de Adrogué solo hizo correr el tiempo, y disfrutó de que por primera vez en su historia pudo superar a Oeste. Del otro lado, la otra faceta. A Ferro, el equipo que sufrió un nuevo cachetazo en este torneo, será una incógnita sobre el futuro que le espera. Ya se desprendió de varios jugadores (algunos importantes como Castillejos y Pier Barrios) y resta saber que pasará con algunos otros a los cuales se les vence el contrato a fin del campeonato (Salmerón, Bailo, Alderete). Como si fuera poco, no se sabe si Marcelo Broggi, su entrenador, continuará al frente del equipo, y le quedan tres jornadas para terminar lo más arriba posible, y seguir probando juveniles.