VICTORIANO ARENAS 1 (7) – GENERAL LAMADRID 1 (6): ESTO TODAVÍA NO A»CAVA»

El CAVA sufrió hasta las últimas consecuencias para superar al Carcelero por los cuartos de final del Reducido de la Primera D. Si bien los de Valentín Alsina habían terminado por encima de los de Villa Devoto en la temporada, en los noventa minutos reglamentarios no se sacaron diferencias e igualaron 1 a 1. Y en una larga definición de penales, la escuadra de Sergio Geldstein y Luis Ventura doblegaron a los de Horacio Fabregat por 7 a 6 para acceder a las semifinales del octogonal.

Arengas por doquier y el nerviosismo de jugarse toda la temporada en un solo partido eran aspectos comunes en el Saturnino Moure. El público, con humo celeste y blanco, le dio un colorido al feriado por el día de la bandera, realmente épico. Una instancia en la cual General Lamadrid estaba prácticamente obligado a llegar por su historia mientras que Victoriano Arenas, lo consiguió con el esfuerzo de distintas partes que conforman al club.

En el primer tiempo, fue la visita quien tuvo mayor protagonismo. Ajustando en la salida al dueño de casa, el Carcelero tuvo un par de intentos por intermedio de Leandro Fleita. El CAVA, asfixiado, apelaba a Jonathan Smith para salir jugando y al retroceso de Cristian Medina que no podía generar juego pero si aliviar un poco la tarea defensiva. No obstante, ambos elencos se midieron mucho y fueron al descanso igualados sin abrir el tanteador en Valentín Alsina.

Un error defensivo de Victoriano Arenas le permitió a los de Fabregat anotar cuando iban 10 minutos de la segunda mitad. El remate de Damián Arrubarrena se tornó inatajable para el «Pitu», Leandro Romero. Y así, el 1 a 0 favorecía a los de General Lamadrid que trataron de mantener el esquema pero terminaron retrocediendo ya que los de Geldstein – Ventura fueron con más amor propio que fútbol a buscar el empate.

El reloj corría en el Saturnino Moure y todo indicaba que la victoria se iba para Villa Devoto. Néstor Acosta se convertía en figura porque se quedaba con dos remates a quemarropa, uno de Ignacio Acosta y otro de Luciano Venturini. Y así la suerte aparentaba sentarle mejor a la visita hasta que, en tiempo de descuento, Leonel Parraguez no perdonó y desató la locura en la isla.

El final, marcado por Edgardo Kopanchuk, derivó en los penales. Los primeros tres por cada lado ingresaron pero, los siguientes dos, no. En la tanda de uno no lograban sacarse ventaja hastra que Parraguez, nuevamente, convirtió el suyo mientras que Nahuel Torres ejecutó y Romero le contuvo el remate. Así Lamadrid dio por terminada su participación en el campeonato de la Primera D mientras que, con el 7 a 6 desde los doce pasos, el sueño de Victoriano Arenas aún no ha terminado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *