SAN LORENZO 1 – BANFIELD 0: UN TRIUNFO CON TRISTEZA

Por: Maximiliano Pereira

San Lorenzo volvía a ser juez del campeonato. Así como lo hizo hace 15 días atrás, al ganarle a River, le dio otra mano a Boca para que el Xeneize salga campeón, al ganarle por 1 a 0 a Banfield, en el Nuevo Gasómetro. El Ciclón debía sumar los tres puntos para no quedarse afuera de la próxima Copa Libertadores, y apareció Fernando Belluschi para anotar el único tanto de la tarde/noche, tras gran asistencia de Néstor Ortigoza, quien jugó su último encuentro ante sus hinchas, y recibió una constante ovación.

Era un partidazo en la previa. Ambos debían ganar porque lo necesitaban. La visita llegaba al Pedro Bidegain como el único equipo con chances de arrebatarle a Boca el título de campeón. El Cuervo, por su parte, lo necesitaba para volver a meterse dentro del lote que se clasifican a la Libertadores 2018, uno de los objetivos del semestre, y si lo hacía, prácticamente quedaba sin chances de hacerlo. Pero para la gente tenía un sabor especial, porque tras 6 años en el club, Ortigoza jugaba su último partido en ese estadio que le dio tantas alegrías, y la gente se lo reconoció con aplausos, banderas, y mucho afecto.

En el primer tiempo, ambos equipos se mostraron imprecisos, y se jugaba lejos de los arcos. Un remate de Darío Cvitanich avisó para el conjunto dirigido por Julio César Falcioni, pero salió débil a las mano de Nicolás Navarro. El local respondió con dos remates desde lejos de Belluschi que se fueron desviados. El frío y el mal juego de esa primera mitad solo lo pasaron los hinchas alentando a sus jugadores y en especial a Ortigoza, con una ovación a los 20 minutos, en referencia a su camiseta. Otro que se llevó los aplausos en cada pelota que tocó fue Juan Ignacio Mercier, otro ídolo del club, y que continúa con un futuro incierto.

En el complemento la paridad se rompió a los 11 minutos, excelsa asistencia del Gordo Ortigoza por arriba de la defensa del Taladro, y Belluschi no quiso ser menos y también se la levantó a Hilario Navarro, quien salió desesperado a intentar tapar lo que no pudo evitar: el 1 a 0. Con el correr de los minutos, los de Boedo se asentaron mejor en el partido, y aprovecharon los espacios que dejaban los dirigidos por Falcioni atrás. Pero les costaba mucho liquidar el pleito. Los del Sur, al no poder romper la última linea del Ciclón, basó su ataque en centro sin destino de un compañero.

Sobre el final del partido, parecía que todo iba a terminar con un final feliz para Ortigoza. Porque tras otro gran pase del capitán, Nicolás Blandi se metió en el área, e Hilario Navarro lo derribó. Claro penal el que sancionó Fernando Espinoza, y lo que generó que los flashes de los celulares de los cuatro costados del estadio se encendieran. Sí, iba Orti para coronar su último gran partido con un gol. Acomodó la pelota en el punto, al igual que en la promoción vs Instituto, tomó carrera tal y como lo hizo en la final de la Copa Libertadores, la que le permitió darle la primera a esta institución, pero a diferencia de esas dos veces, Orti cruzó demasiado el remate, y la pelota se fue afuera.

Fue la última jugada de la noche fría en el Nuevo Gasómetro. San Lorenzo ganó por 1 a 0, aunque algunos hinchas se fueron consensaciones encontradas, primero por haberle dado el título a Boca, y segundo, y lo más importante, porque fue la última vez que vieron a uno de sus ídolos, Néstor Ortigoza, con la camiseta azul y roja en esa cancha. Sin embargo, esta victoria lo deja al Ciclón en una zona de expectativa, para ver si puede meterse en la próxima Copa Libertadores. Por su parte, Banfield continúa segundo, y depende de sí mismo para clasificarse si derrota a Racing en el próximo partido.