gtag('config', 'UA-63643000-1');

NUEVA CHICAGO 0 – INDEPENDIENTE RIVADAVIA 1: POCOS SE HAN DI»BERTI»DO EN MATADEROS

Foto: @MatuCVazquez

La Lepra consiguió su segundo triunfo al hilo, en la era Alfredo Jesús Berti, tras derrotar por la mínima diferencia a uno de los candidatos a pelear por el segundo ascenso como el Torito. El 1 a 0 en Mataderos, sumado a la victoria de la semana pasada contra Gimnasia de Jujuy, le dio un poco de aire a los Azules del Parque que aún sueñan con mantener la categoría y seguir un año más en el Nacional B.

El presente de Independiente Rivadavia, claramente, no es el mismo que el de Nueva Chicago. Los mendocinos, a los que se les viene un fixture aún mucho más duro, tienen diez fechas para decidir si continúan en la segunda categoría o deberán volver al Federal A. Lo del elenco porteño es completamente diferente ya que, hasta el clásico frente a All Boys, tenía el traje puesto como para arrebatarle la posición de privilegio a Guillermo Brown de Puerto Madryn. Sin embargo, los dirigidos por Sergio Rondina, sumaron 5 de los últimos 18 puntos, y relegaron su ilusión sabiendo tal vez que el calendario ya empieza a consumirse.

En la tarde de Mataderos, y justo cuando se jugaba la final de la Champions League entre el Real Madrid y la Juventus, ninugno de los dos brindó un espectáculo digno. Durante el primer tiempo directamente no se patearon al arco y, los pocos intentos, se fueron desviados de manera aberrante. Así, el 0 a 0 que parecía no servirle a ninguno, terminaba siendo negocio ante la pobreza vista en la verde gramilla.

Para la complementaria los cambios no le resultaron efecto a Rondina. El Torito apenas pudo inquietar la meta de Cristian Aracena con un cabezazo que se fue apenas desviado de Nicolás Ayr. En cambio, en la meta opuesta, Mauro Cerutti desperdiciaba una chance clara y, con el correr de los minutos, la escuadra de Berti entendió que tranquilamente podía llevarse los tres puntos hacia Mendoza. Y así fue como la Lepra, a los 34 minutos, encontró un contraoglpe que definió con un gran remate el ingresado Ingacio Irañeta para poner el 1 a 0 con el que se sacudía la modorra porteña.

Nueva Chicago no supo ni entendió cómo doblegar a su rival en los minutos restantes y vio escaparse una posibilidad única de prenderse aún más en la pelea por el segundo ascenso. Independiente Rivadavia, aún sumergido en zona de descenso, ganó por 1 a 0 en un reducto difícil y ante un rival que está prendido arriba. Así el sueño de salvarse ya no parece tan complicado para un plantel que desde que asumió Berti ve con buenos ojos la posibilidad de mantener la categoría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *