HURACÁN 0 – SAN LORENZO 1: LE COSTÓ, LO SUFRIÓ Y SE LO LLEVÓ

En una nueva edición del clásico de barrio más grande del mundo, disputado en el Palacio Tomás Adolfo Ducó, San Lorenzo volvió a derrotar a su eterno rival, Huracán por 1 a 0. Si bien el Globo fue superior, el Ciclón encontró el gol de Marcos Angeleri cuando peor la pasaba y se llevó los tres puntos a Boedo para volver a meterse en la lucha por el campeonato, y llega de la mejor manera al partido vs Flamengo.

Para estos encuentros nunca importa como se llega, y la gente quiere ganarlo de la manera que sea. Poco importaba que los de Parque Patricios estuvieran con esos escasos 24 puntos, lejos de cualquier pelea, menos por la de la permanencia. Tampoco importaba el presente del Azulgrana, que venía en plena levantada y peleando la Libertadores y el torneo local. Inclusive, era un partido especial para muchos, quienes podrían llegar a disputar sus últimos clásicos, casos Juan Ignacio Mercier y Leandro Romagnoli en la visita o Daniel Montenegro en el Quemero.

En cuanto al partido, los jugadores fueron recibidos por un lindo mosaico en la platea Miravé, con la leyenda «Siempre acá». El Globo salió contagiado por ese recibimiento, dominó en los primeros minutos, y hasta pudo generar varias chances de abrir la cuenta. Un tiro libre de Alejandro Romero Gamarra y un cabezazo de Mariano González fueron las más claras, aunque ambas encontraron buenas reacciones del arquero Nicolás Navarro. Al Cuervo le costo hacer pie, pero con el correr del partido se fue acomodando. Con la ausencia de Bautista Merlini y Néstor Ortigoza por distintas molestias, al equipo le faltó juego, y se lo vio a Franco Mussis haciendo el trabajo de organizador, y fue el propio volante el que tuvo la única ocasión de abrir el marcador pero su remate salió por arriba del travesaño.

El complemento comenzó de la misma manera que el primero. A los 45 segundos, el Globo tuvo una gran ocasión tras una gran jugada colectiva comandada por Lucio Compagnucci, que terminó con un remate de puntín del Rolfi Montenegro, que volvió a tapar Navarro. A los 5 minutos, Norberto Briasco sacó un buen cabezazo que salió besando el vértice entre el palo y el travesaño. Pero en una jugada, todo cambió. Tiro libre de Fernando Belluschi, el fondo Quemero no pudo rechazar de la mejor manera, el rebote lo recogió Ezequiel Cerutti que con cero egoísmo envió la pelota al corazón del área chica cuando podría haber rematado al arco, y fue ahí donde apareció la cabeza de Angeleri para enviar el balón al fondo de la red y poner el 0-1 a los 13.

Nadie entendía como pudo pasar que el Globo tenía a su eterno rival contra las cuerdas, y en la primera que tuvo, el Ciclón lo embocó. De ahí en más, la confianza del local desapareció e iba en busca de la igualdad casi por obligación y por el empuje de sus hinchas, pero las ideas no eran claras, y sus ataques se resumieron en centros sin destino de un compañero. Los dirigidos por Diego Aguirre, quien se fue expulsado en el entretiempo porque su equipo salió tarde, supieron manejar los momentos, pudieron haberlo liquidado de contra, y prácticamente no sufrieron. Inclusive, el Pipi Romagnoli se dio el gusto de entrar en los últimos 10 minutos para jugar, quizás, su último clásico.

Fue final en Parque Patricios. Huracán sufrió una nueva derrota en el campeonato, y la número 77 en la historia de este enfrentamiento. La gente se fue muy disgustada, no tanto por el rendimiento de sus jugadores sino por las decisiones del entrenador Juan Manuel Azconzabal, y ahora deberán dar vuelta la página porque un paso en falso lo pueden meter dentro de la zona de descenso.

Todo lo contario pasa en San Lorenzo. Se llevó los tres puntos del Tomás Ducó después de 8 años, estiró la ventaja sobre su eterno rival a 35 encuentros, y si bien no jugó bien, se quedó con la victoria que lo deja como el único escolta de Boca, y lo entona para el choque vital del próximo miércoles frente a Flamengo, dónde el Ciclón deberá ganar para avanzar a los octavos de final de la Copa Libertadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *