Partidos del día de hoy

DEFENSA Y JUSTICIA: DEL MILAGRO DE MIRALLES AL MORUMBÍ DE SAN PABLO

Foto: Prensa Defensa y Justicia

Defensa y Justicia hizo un trabajo silencioso para llegar a la Copa Sudamericana 2017. Los últimos doce años fueron de puro crecimiento desde los resultados futbolísticos hasta las remodelaciones en el coqueto estadio de Florencio Varela. Hoy, el Halcón tendrá el partido más importante de su historia en la visita a San Pablo en el mítico Morumbí. Las peripecias del fútbol regalan este tipo de momentos para guardar en la retina de los viejos y jóvenes hinchas de una institución que peleó toda su vida en el Ascenso.

Desde el milagro de los dos goles de Ezequiel Miralles al Deportivo Morón en la promoción del Nacional 2005/2006, el club comandado por José Lemme se reinventó. Salvó la categoría de manera inusual con una remontada de las más increíbles (tal vez junto con la de Gimnasia La Plata ante Atlético Rafaela y los tantos de Franco Niell). La llamada de atención de un repechaje con peligro de descenso a la Primera B Metropolitana fue suficiente para armar un equipo competitivo y quedar a un paso del ascenso a la máxima divisional en la siguiente temporada (2006/2007). Después de un flojo Apertura, el Halcón igualó en puntos con Olimpo de Bahía Blanca en la primera colocación del Clausura pero el Aurinegro clasificó a la final por el Ascenso Directo por diferencia de gol. El esfuerzo “fue en vano” porque los puntos en la tabla general no le alcanzaron ni siquiera para jugar un reducido.

El promedio comenzó a caer desde el 2007 hasta el 2011 y la permanencia se ató con alambres por la cercanía de otra disputa de una promoción. De a poco, la institución verde y amarilla mejoró su puntaje en la temporada 2011/2012 y hasta le hizo la vida imposible a River Plate en su paso fugaz por la Segunda División con dos empates: 2-2 en el Nuevo Gasómetro y 3-3 en el estadio Ciudad de La Plata. La mirada sobre Defensa ya era distinta. El respeto creció dentro de la cancha y el sexto puesto en el Nacional del 2012/2013 demostró que las posibilidades de un pasaje a Primera no eran tan efímeras.

Los años pasaban y los resultados positivos no cesaban. La 2013/2014 será una campaña recordada por siempre por los hinchas del Halcón. Diego Cocca comandó a un equipo que nunca bajó del tercer puesto y ascendió a la categoría mayor de Argentina antes de la finalización del torneo y frente a rivales como Banfield, Independiente, Huracán, Atlético Tucumán e Instituto. De ahí en más todo fue histórico: su primer partido en la “A” (Derrota con Racing por 3 a 1) y su primera victoria (ante Banfield por 3 a 2 en condición de visitante). La campaña del 2014 no fue para nada buena pero las reglas eliminaron los descensos ese año y las 19 fechas sirvieron como adaptación a una nueva divisional.

De la mano de Ariel Holan, el club de Varela armó una irregular campaña que terminó en un puesto por debajo de mitad de habla en la “novedosa” y “criticada” competencia de 30 equipos aunque con una buena imagen futbolística. El puntaje obtenido le sirvió para evitar los dos descensos y se dio el gusto de ganarle por primera vez a River Plate en el Norberto Tito Tomaghello por 1 a 0. Aún quedaba mucho por escribir y las primeras líneas se abalanzaron sobre el papel en el primer semestre del 2016. Otra vez con Holan como entrenador, el Halcón voló bien alto en su zona (los 30 se dividieron en dos zonas de 15) y acabó en la cuarta posición que le “obsequió” el pasaje a su primera competición en un torneo internacional como la Copa Sudamericana. El sorteo le brindó una especie de doble desafío. La bolilla lo enfrentó a San Pablo de Brasil  y los pensamientos se mezclaron la alegría y la desazón como cuando un equipo humilde quiere enfrentar a un grande pero sufre al mismo tiempo por su poderío. La ida fue 0 a 0 en el estadio Ciudad de Lanús pero todavía falta un paso más.

“En San Pablo cueste lo que cueste, en San Pablo tenemos que ganar”. Ese grito de los fanáticos al término del empate ante Godoy Cruz del fin de semana alimentan una ilusión pintada de verde y amarilla de una noche de Copa Sudamericana. Una noche repleta de magia para un club que en su corta vida escaló de la Primera D hasta una velada internacional. Hoy, a la noche, la historia estará escrita cualquiera sea el resultado como el día que Defensa y Justicia jugó en el mítico Morumbí.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*