BANFIELD 2 – QUILMES 0: AL CERVECERO LE TALADRA LA CABEZA

El Cervecero sumó su séptima derrota al hilo y sin dudas que, cada fecha que pasa sin levantar cabeza, se convierte en un potencial candidato a perder la categoría. Esta vez fue el Taladro quien no tuvo piedad del conjunto de Cristian Díaz y, a pesar de los sobresaltos, cerró el encuentro con un triunfo por 2 a 0 que lo vuelve a dejar expectante en la pelea por alguna plaza para la próxima edición de la Copa Libertadores de América.

Definitivamente, la suerte no acompañó a Quilmes en este último tiempo. Aquél encuentro que Racing le dio vuelta en el estadio Centenario, un gran papel ante River que se echó a perder con el ingreso de Rodrigo Mora, y el increíble cotejo que Colón le ganó con una sola llegada neta, han sido muestras del infortunio de un plantel que podría tener alguna que otra unidad más y no estar tan pendiente de lo que suceda en la tabla de los promedios. Banfield leyó bien el presente de su rival, le mostró la pelota, generó expulsiones en la visita pero también sufrió más de la cuenta para triunfar en Peña y Arenales.

Fue una contienda vibrante, digna de llamarse un clásico zonal. Antes de la media hora hubo dos penales, uno por bando, que Darío Herrera no sancionó. Sin embargo, a los 29 minutos, Nicolás Bertolo le ganó la posición a Matías Sarulyte quien, tras patinarse, derribó al ex River Plate dentro del área. Allí sí el colegiado marcó la pena máxima para que Brian Sarmiento, desde los doce pasos, acomode el esférico contra el poste derecho de César Rigamonti y ponga el 1 a 0.

Entre tanto ida y vuelta, Quilmes se fue al descanso no sólo abajo en el marcador sino en cantidad de jugadores ya que Gabriel Ramírez se fue antes de tiempo dejando a su equipo con diez hombres. No obstante, lo picante del juego, le dio la chance a los de Díaz de igualar la historia cuando Renato Civelli frenó con la mano lo que podía haber sido un buen disparo de Federico Andrada. Herrera sancionó otro penal pero esta vez Hilario Navarro se quedó con el tiro del mismísimo Andrada. Así Banfield infló su pecho nuevamente y salió decidido a liquidar la historia.

Patadas por aquí, tumultos por allá, y también una gran cuota de fútbol desataron que la visita se quede con nueve hombres por la expulsión de Matías Escobar. Completamente desarticulado, el Cervecero fue igual en busca del heróico empate, pero en una contra letal, Darío Cvitanich empujó el esférico al fondo del arco tras un gran remate de Mauricio Sperduti que había dado en el travesaño.

Banfield ganó por 2 a 0 y consiguió su tercer triunfo al hilo en el Florencio Sola. La contracara fue Quilmes que, con una cuota de mala suerte sumado a las expulsiones, volvió a quedarse con las manos vacías y realmente este presente no deja de taladrarle la cabeza.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*