RACING 4 – ATLÉTICO TUCUMÁN 3: CUATRO DE COPAS… Y DE CORAZONES

La Academia volvió a hacer cuatro goles pero sufrió demasiado para derrotar al Decano que le hizo frente a los de Avellaneda a pesar de tener la mente puesta en el próximo partido de Copa Libertadores. El elenco de Diego Cocca derrotó por 4 a 3 a los de Pablo Lavallén en un verdadero partidazo y empezó a hacerse un lugar entre los puestos de clasificación al próximo certamen continental.

La Libertadores es la obsesión de ambos. Para Atlético Tucumán es presente y por ello todos los cañones apuntaban al cotejo del martes frente al Jorge Wilstermann donde, en el José Fierro, buscarán su primera victoria de la fase de grupos para soñar con la épica remontada que los pueda depositar en los octavos de final. Para Racing, en cambio, es futuro, es un sueño que ha cumplido en 2014 y 2015 de la mano de un plantel y un cuerpo técnico que, a pesar de algunas caras nuevas, se han juntado nuevamente para ilusionarse con otra edición en 2018.

El dueño de casa fue un equipo de mitad de campo hacia adelante y otro completamente distinto en defensiva. Si bien el sufrimiento forma parte ya del ADN racinguista, en este encuentro le tocó una situación tan brava como innecesaria. A los 13 minutos Diego González abrió la cuenta con una hermosa volea que dejó sin reacción a Cristian Lucchetti. Con el 1 a 0 controlaba el local y manejaba los hilos pero empezó a emplear el viejo recurso de jugar tocando hacia atrás y terminó pagándolo muy caro.

Cuando el Decano comenzó a atreverse un poco más con algunas apariciones de Fabio Álvarez y Rodrigo Aliendro, la Academia titubéo en defensa. A los 20 del primer tiempo Iván Pillud derribó dentro del área a Leandro González y Silvio Trucco no dudó en sancionar la pena máxima. Un experimentado como Luis Rodríguez la picó desde los doce pasos e igualó la contienda. Y a partir de ese entonces, las dudas del conjunto de Cocca se potenciaron hasta que, en el primer tiro de esquina de la tarde, Mariano Barbieri ganó de cabeza y puso el 2 a 1 con el que los de Avellaneda se fueron al descanso en un partido bastante parejo.

Ni bien comenzó la segunda parte, Racing tuvo que remar otra vez desde la parda. González cumplió con la ley del ex al sacar un hermoso zapatazo que pasó cerca de un Agustín Orión que demoró en reaccionar. No obstante, raudamente el marcador volvió a favorecer al dueño de casa cuando Bou terminó empujando una pelota casi sobre la línea tras una gran salvada de Lucchetti. Y luego el baldazo de agua fría para Atlético Tucumán llegó con el 4 a 2 producto de un gran tiro de esquina de Marcos Acuña que conectó de cabeza Marco Torsiglieri.

Con semejante diferencia y poco menos de media hora por delante, la Academia se floreó. Estuvo muchas veces cerca del quinto pero la «Pantera» hizo la personal en lugar de asistir a Lautaro Martínez o el «Huevo» quiso definir de emboquillada en un mano a mano donde el «Laucha» terminó adivinando la intención del ex Ferrocarril Oeste. Y de tanto perdonar, el «Pulga» descontó de cabeza tras un buen centro de Leonel Di Plácido a los 31 de la complementaria. Ahí, los de Cocca optaron por cuidar la pelota pero reaparecieron las dudas de Pillud, las falencias de Orión y las arritmias en los corazones blanquicelestes.

Atlético Tucumán no tuvo resto ni potencial como para poder acceder al empate. Racing terminó sufriendo pero hilvanando su quinta victoria al hilo que lo deja dentro de los potenciales clasificados a la próxima Copa Libertadores. Eso sí, el 4 a 3 final dejó felices y atrofiados a los corazones del local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *