ITUZAINGÓ 3 – CENTRAL BALLESTER 1: UN CANALLA ENTRE LOS CANALLAS

El Verde quedó como único escolta tras derrotar por 3 a 1 al Canalla en el Carlos Sacaan. A simple vista podría tratarse de un resultado abultado pero lo cierto fue que la visita se fue en ventaja al descanso por la mínima diferencia aunque, con una baja increíble por una infantil expulsión de Santiago Correa Cah que significó mucho para que el dueño de casa pudiese dar vuelta la historia.

Central Ballester sorprendió a Ituzaingó durante los 45 minutos iniciales por diversos motivos. No sólo el gol sino la potencia en el ataque y las oportunidades desperdiciadas encendían más de una alarma en la escuadra de Diego Ayoroa. Así los de Roberto Romano disputaron cada pelota como si fuese la última y, tranquilamente, entre Omar Chávez y Federico Sellecchía tuvieron como mínimo tres oportunidades netas para batir la valla de Blas Pisano.

Justamente en una de ella el travesaño le negó la conquista al Canalla que era superior al Verde y merecía la ventaja. Con justicia, el marcador logró torcerse una vez que Hernán Dellacasa sancionó un penal favorable a los de Villa Ballester que Correa Cah se encargó de mandar al fondo de la red. Los leones locales no podían asomarse con peligro hacia el otro costado del campo de juego y apenas habían contado con un buen rato de fútbol en el cual se terminó luciendo Juan Ghiglione frente a las desesperadas situaciones que tenía Bruno Volpi.

Cuando el primer tiempo parecía acabarse, Central Ballester optó por demorar un tiro libre en su favor y en su propio campo. Quien estaba frente al esférico era nada más y nada menos que Correa Cah, uno de los dos amonestados que tenía la visita. Tanto estiró la ejecución que el colegiado le mostró la segunda amarilla y lo mandó al vestuario segundos antes de que los 21 protagonistas restantes lo hiciera para descansar. Y a partir de una canallada propia llegó el volantazo necesario para que los de Ayoroa no le pierdan pisada al líder.

A pesar de los dos cambios defensivos que introdujo el «Beto» Romano, el andar ofensivo del local fue arrollador. Antes del cuarto de hora de la complementaria fue Volpi quien igualó aprovechano la pena máxima. Con el 1 a 1 y cuando el resultado importaba poco por la lesión de Gerónimo Silva, llegó un mimo al alma raudamente. El diez del Verde salía en camilla pero Diego Martínez le rompía el arco a Juan Ghiglione para estampar el 2 a 1. Y la frutilla del postre vino desde el banco de suplentes ya que, a los 33, Damián Anríquez definió de emboquillada ante la salida del guardameta para hacer delirar al León del oeste.

El día en el que a Ituzaingó le dieron el poder de los terrenos de su estadio de Pacheco y Mariano Acosta, consiguió un triunfo más que importante para no perderle pisada a Leandro Nicéforo Alem. Central Ballester, en contrapartida, había hecho un gran primer tiempo pero hubo un Canalla entre los Canallas que echó a perder ese 1 a 0 en su favor para que todo termine en un 3 a 1 para el dueño de casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *