LANÚS: DE MIGUEL A JORGE

Foto: Mix Taringa + Marca

Lo del Granate verdaderamente no fue magia. Se trató de un proceso respaldado por la dirigencia, sea cual fuera, quien se volcó más hacia el crecimiento real de la institución por sobre cualquier otro tipo de seductoras ofertas que pudiesen recibir. Y sin dudas bancó un proyecto que en 25 años le dio más alegrías que en el resto de su vida. Todo comenzó con un tal Miguel en el banco de suplentes y continúa hoy con otro Jorge dando órdenes desde la línea de cal hacia afuera.

Lanús ascendió en 1990 pero al año siguiente le tocó bajar nuevamente al Nacional B. Fue la comisión directiva quien le dio un guiño de confianza a quien había logrado la proeza de volver a la máxima categoría y dejó en el cargo a Miguel Ángel Russo. El entrenador, agradecido, trabajó incansablemente para que el club del sur del Gran Buenos Aires pudiese repetir la hazaña y le duró solamente una temporada ya que tras un 2 a 0 sobre Deportivo Maipú de Mendoza consiguió nuevamente ese ascenso para quedarse definitivamente en el fútbol grande de la República Argentina.

Russo siguió al mando del Granate y en 1993 supo estar en el primer puesto junto a los poderosos como River y Racing. Culminó sexto pero igual le valió conseguir una plaza en lo que sería su primera participación de una copa internacional. Cuando el DT decide dar un paso al costado la dirigencia fue en búsqueda de alguien que continúe el proyecto de potenciar las inferiores, de cazar talentos y de que el plantel imprima un sello futbolístico que ya venía mostrando.

En la era Héctor Cúper, Lanús se consagra campeón de la Copa Conmebol de 1996. Eran épocas donde el seleccionado argentino tanto mayor como juvenil comenzaban a nutrirse de jugadores que día a día transpiraban esa pilcha cuasi bordó en La Fortaleza. Aparecieron los Ariel Ibagaza, se potenciaron los Hugo Morales, surgieron los Walter Gastón Coyette, los «Chupa» López. Dieron el gran salto los Gustavo Bartelt, nacieron los Julián Kmet e inspiraron a nuevos talentos que no rechazaban hacer inferiores en Guidi y Arias.

Entonces llegaron las épocas de subcampeonatos, de refaccionar el estadio, de encontrar nuevamente una identidad. Y cuando las primeras planas parecían alejarse fueron en busca de un formador intachable como Ramón Cabrero. Fue el momento de ser a los Rodrigo Archubi, Diego Váleri, Matías Fritzler, Lautaro Acosta y Sebastián Blanco. La marca registrada del Granate volvía a dar que hablar cosechando un subcampeonato en 2006 y, alzándose con el primer título local de su historia un año más tarde.

Y a la salida de Cabrero le siguieron otros entrenadores como Gabriel Schurrer, algo así como un hijó pródigo de la institución en el comienzo de esta nueva historia. El «Chucho» a pesar de un mal arranque terminó logrando un subcampeonato. Luego la apuesta fue darle una oportunidad al recientemente retirado, Guillermo Barros Schelotto, quien no tardó en conseguir un trofeo como la Copa Sudamericana en 2013. Y cuando al «Mellizo» le llegaron nuevas ofertas, la comisión se adueñó de un Jorge Almirón que pregonaba una idea de juego digna de los últimos años del Grana.

Con el «Negro», y en tan solo un año, la escuadra del sur obtuvo el Torneo Inicial 2016, la Copa del Bicentenario, y recientemente derrotó a River por 3 a 0 en la Supercopa Argentina.

Sin lugar a dudas no fue magia. Los seis títulos de Lanús se conquistaron gracias a que todos los engranajes entendieron que lo mejor para el club era pensar en los colores y no en sus crecimientos individuales. Russo cumplió y luego se convirtió en un técnico multicampeón a nivel nacional. Cúper brilló en Europa y actualmente conduce a la selección de Egipto. Cabrero volvió al país para seguir forjando talentos desde la cantera. Guillermo terminó en Boca donde consiguió también relucir su chapa de ídolo. Y Almirón, en poco tiempo le sumó tres trofeos más a la vitrina de este Granate que, sin dudas, hizo muy bien las cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *