gtag('config', 'UA-63643000-1');

ALMIRANTE BROWN: ¡FELICES 95 AÑOS, MIRASOL!

Aquél que no haya transitado las calles del ascenso no podrá nunca ser objetivo para hablar del club de Isidro Casanova que este 17 de enero celebra sus primeros 95 años de vida. Historia pura del fútbol argentino, dueño de alegrías y de frustraciones, pero con la mística de ser una de las instituciones más grandes del oeste bonaerense. Sin lugar a dudas la Fragata es mucho más que esas trágicas noticias que suelen mostrar aquellos que están disponibles sólo para enseñar una sola faceta de nuestro fútbol.

Almirante Brown tuvo una primera fundación en el 1912 pero luego la entidad cerró. Las puertas volvieron a abrirse diez años después de aquella primera vez y aunque en la década del treinta también pasaron por otro período de inactividad, los dirigentes se encargaron de enderezar el rumbo del Mirasol para que levante cabeza definitivamente.

Fusionado con Deportivo San Justo, se metió en el mundo AFA por última vez en 1956 para no salir nunca más. En lo futbolístico estuvo muy cerca de jugar en Primera tanto en 1972 donde salió segundo y no pudo ascender como en la temporada 1991/92 cuando perdió una inolvidable final ante San Martín de Tucumán.

Los colores de la Fragata estuvieron desde siempre ampliamente relacionados con los de Peñarol de Montevideo. Por ese entonces, en la fecha de la primera fundación, la entidad oriental se llamaba Uruguay Railway Cricket Club pero ya llevaba el amarillo y el negro como estandarte. Un comerciante de la zona sólo tenía ese juego de camisetas para venderle a los dirigentes de aquél entonces que adpotaron dicho vínculo y que nunca más cambiaron.

Más allá de los vaivenes deportivos de las últimas décadas pudo codearse con River e Independiente durante su paso por el Nacional B. Los incidentes que provocan las facciones de la hinchada es otro tema, ajeno a este aniversario y a la rica historia del club. Eso solamente es el Mirasol que muestran los medios que sólo buscan vender cuando las noticias vienen torcidas. Aquél que conoce el ascenso sabe que detrás de todo ello hay una institución enorme, con historia, y a la que ningún rival quiere enfrentarse jamás. ¡Feliz anviersario, Almirante Brown!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *