BOCA JUNIORS: FALLECIÓ ROBERTO CABAÑAS

Foto: Álbum de Figuritas 1991/92

Por: Marcelo Patroncini

Era un mago y así lo apodaban. La potencia y el olfato goleador del delantero paraguayo le valieron una larga carrera donde brilló en su país, en Estados Unidos, Colombia, Paraguay y en la República Argentina. En tierras gauchas vistió la pilcha del Xeneize donde consiguió cortar una sequía de 11 años para el conjunto de la ribera que no festejaba desde aquél Metropolitano de 1981 con Diego Maradona como abanderado.

Roberto Cabañas nació en Pilar, ciudad guaraní, un 11 de abril de 1961. Debutó siendo muy joven en Cerro Porteño y raudamente descolló en el fútbol mundial. Sus 36 goles en la primera temporada le valieron no sólo una transferencia al Cosmos norteamericano sino también una convocatoria al combinado nacional que se alzó con la Copa América de 1979.

La vuelta a Sudamérica se dio para jugar en un América de Cali que era potencia. Después de pasear sus goles por el fútbol cafetero le llegó la hora de jugar en Francia. Y allí estuvo en el Stade Brestois y el Lyon. Sin gloria en los campeonatos galos tuvo la oportunidad de recalar en Argentina para jugar en un grande como Boca Juniors. Por su forma de ser y su entrega se ganó rápidamente un lugar en el corazón azul y oro. Y el paraguayo lo entendió para convertirse en uno de los últimos profesionales anti River reconocidos públicamente.

En el Xeneize salió campeón en el Apertura de 1992 con el ´Maestro´, Oscar Washington Tabárez, en el banco de suplentes como DT. Después se quedó con la Copa Máster ese mismo año y el idilio ya no tenía retorno. Por eso mismo Cabañas se sintió un bostero más, disfrutó del descenso de su eterno rival y al destacar a cada rato que los del Millonario «se asustan al escuchar Boca».

Ya en el ocaso de su trayectoria jugó para el Barcelona de Ecuador, Libertad de Paraguay, Independiente de Medellín y el Real Cartagena de Colombia. Así le puso un broche a 18 años pateando una pelota en la que festejó campeonatos por doquier y anotó 164 tantos. El 9 de enero de 2017 el mundo se despertó con la noticia que el «Mago» falleció de un paro cardio-respiratorio. Se fue Cabañas, amado por unos y odiado por otros. Se fue Cabañas, sin dudas, un referente del fútbol en estos últimos tiempos.