PRIMERA B METRO: LOS SEIS NUMERADOS

Foto: Prensa Morón

Por: Administrador

La Primera B Metropolitana, en el 2016, fue muy pareja. Las 19 fechas dejaron a Deportivo Morón en lo más alto de la tabla de posiciones con 34 puntos, con un saldo de nueve victorias, siete empates y dos caídas. El dato curioso de los lugares principales es que al Gallo lo persiguen varios equipos. El más cercano es Defensores de Belgrano, su escolta, que acumula 31 unidades. La irregularidad del torneo se mide en la distancia que existe entre Comunicaciones (25), el último en ingresar al octogonal final, y los del Oeste. Lo segundo a destacar fue la clasificación a la próxima edición de la Copa Argentina de aquellos que terminaron en los primeros cinco puestos. Además del líder y del Dragón, lo hicieron Atlanta (30), Estudiantes y Deportivo Riestra (29).

La tercera categoría del fútbol argentino tendrá un 2017 apasionante. El objetivo principal será la búsqueda del ascenso directo a la B Nacional, que lo obtendrá el que culmine en la primera ubicación en la fecha 38. La revancha por el mayor anhelo la tendrá ocho instituciones, conformadas desde el subcampeón hasta el noveno, que jugarán un reducido para conseguir la otra plaza a la segunda división.

Platense, que terminó con los mismos puntos que los de Caseros y Bajo Flores, pero con menor diferencia de gol, no se clasificó a la competencia nacional. El Gallito, de la mano de Walter Otta, fue el más regular en las últimas nueve jornadas: ganó tres y empató seis. En el semestre solo cayó en las dos primeras fechas, ante Talleres (RE) y Estudiantes. Con dicha marca, Morón obtuvo 15 de las 27 unidades en juego (55,55 %). Arrancará el año como único puntero y tratará de mantenerse en esa posición.

Defensores, con Rodolfo Della Picca como ideador del juego, tuvo un buen cierre provocado por cinco triunfos, dos igualdades y una caída ante Comunicaciones (0-1). Las 17 unidades conseguidas en el último tramo se reflejaron en un 62,96 %. El Dragón comenzará en el segundo puesto y buscará seguir con el envión anímico.

El tercero es Atlanta. El Bohemio fue de mayor a menor. Con Fernando Ruiz como mandamás, los de Villa Crespo sumaron en cinco de los ocho encuentros finales, con dos victorias, tres empates y tres derrotas. El porcentaje en ese tramo fue de 37,5 %. En la fecha 17 quedó libre y eso provocó que la comparación de puntos, con respecto a sus rivales más cercanos, sea menor.

Estudiantes, el cuarto de la tabla, en porcentaje, fue el peor: sacó un 33,33 %. De la mano de Guillermo Duró, obtuvo cinco de las últimos 27 unidades posibles. En ese período, el Pincha ganó dos partidos, empató tres y perdió cuatro.

El quinto, Deportivo Riestra, tampoco tuvo un semestre equilibrado. Los dirigidos por Jorge Benítez tuvieron un saldo de cuatro triunfos y cinco derrotas, en los últimos nueve encuentros. La estadística para el Blanquinegro fue de 44,44 %.

Por último, Platense fue lo contrario al resto. Tuvo una regularidad en esa etapa, tras la salida de Juan Carlos Kopriva como entrenador. La llegada de Omar Labruna le permitió al Calamar cambiar el aire y conseguir 21 de los 27 puntos en juego (77,78 %), con nueve partidos sin perder: seis victorias y tres igualdades. La remontada del equipo de Vicente López sirvió para que el Marrón llegue con esperanzas  al segundo semestre del torneo.

El fútbol del ascenso apasiona a muchos y deja mucha tinta para escribir. Los 365 goles que tuvo la Primera B Metropolitana sirvieron para dejar ilusionados a un puñado de equipos que, a partir del 4 de febrero, buscarán conseguir el premio mayor, que solo se lo llevará uno. El resto jugará irá por la revancha, algunos mediante el octogonal y otros la tendrán en el próximo campeonato.