FERRO 1 – SAN MARTÍN (TUCUMÁN) 1: SIN FIESTA NI PUNTA

Por: Maximiliano Pereira

San Martín de Tucumán logró un empate 1 a 1 sobre la hora a Ferro, en Caballito, y le prohibió subirse a lo más alto de la tabla de posiciones. Luís Salmerón había puesto en ventaja al conjunto local en la primera etapa, mientras que Leonardo Acosta, marcó la igualdad desde el punto penal cuando el encuentro se moría.

El Cirujano venía de dar vuelta un partido importante en lo anímico. Le ganó por 3 a 2 a All Boys en La Ciudadela. Por su parte, Oeste venía de una igualdad sin goles frente a Juventud Unida de Gualeguaychú, en Entre Ríos.

Con el pitazo inicial de Ariel Suárez, fue la visita la que se apoderó de la pelota, aunque por momentos no sabía que hacer con ella. A penas se pudo rescatar un cabezazo de Gonzalo Rodríguez que salió desviado. El Verdolaga, por su parte, hizo lo que está acostumbrado a hacer cada vez que juega en el Ricardo Etcheverri: convirtió en su primera llegada. A los 16, el Pupi Salmerón ganó en el área tucumana, tras un córner de Elías Borrego, y puso el 1 a 0 con un cabezazo que se colgó de un ángulo. De ahí en más, los dirigidos por Gustavo Coleoni tuvieron unos buenos minutos, aunque sin profundidad, al igual que su rival, que lo único rescatable fue un mal tiro de Matías Catalán.

En el complemento, el mal trato de la pelota predominó, y costó que llegaran las ocasiones de gol. De a poco, los de Caballito se refugiaron en su campo, y aguantaban las arremetidas del Santo, que tuvo que esperar a los 34 para su primera ocasión clara. Llegó desde los pies de Mauro Quiroga, aunque el remate salió por arriba del travesaño. Aunque no tuvo ideas claras, los dirigidos por Diego Cagna tuvieron su recompensa en la última jugada. Hernán Grana tocó la pelota con la mano dentro del área, Suárez sancionó penal, y Acosta lo cambió por el gol del aunque Andrés Bailo adivinó, pero no pudo evitarlo.

El partido terminó en un empate que le sienta mejor a San Martín porque le permite seguir con su objetivo de sumar puntos para escaparle a la zona del descenso. Por su parte, Ferro perdió la chance de volver a lo más alto de la tabla, y quedó como uno de los escoltas de Independiente Rivadavia.