LAMADRID 0 – YUPANQUI 1: AGUANTÓ LOS TRAPOS

El Trapero cantó victoria por primera vez en el torneo tras derrotar por la mínima diferencia al Carcelero en Villa Devoto. Los dirigidos por Martín Correa marchaban en el último lugar de la tabla de posiciones pero, con más garra que fútbol, supieron conservar la temprana diferencia para dejar sin nada a los de Hernán de Lima que desperdiciaron una chance clarísima de acercarse a los puestos de vanguardia.

La irregular temporada de General Lamadrid no permitió encarrilar a un plantel que, en lo que va del campeonato, no pudo repetir un resultado. Ganó, empató, perdió, igualó, cayó, triunfó y así incluyendo esta novena fecha (que sería la décima) que, en los papeles, aparentaba ser accesible. Yupanqui, de flojísima participación, mostró una fuerza interior enorme para no flaquear en ningún pasaje del cotejo en el Enrique Sexto y así celebrar cuando Santiago Jorge Mitre marcó el final.

Rodrigo Alongi ganó en velocidad por el flanco derecho, superó a su marca, y sacudió con un remate cruzado, cuando iban 12 minutos, para superar a Néstor Acosta. Así el Trapero se ponía en ventaja y daba la nota en Capital Federal sobre todo porque había convertido apenas dos goles en los 720 minutos previos. Una vez que los de Lugano se ponían arriba en el tanteador no querían que se repita la historia como sucedió ante Victoriano Arenas donde raudamente Mohamed Baki igualó las acciones. Así que, en el afán de cuidar el 1 a 0, fue el espectáculo quien terminó pagando las consecuencias.

Abroquelado en el fondo, Yupanqui tuvo la oportunidad de estirar la diferencia cuando Nicolás de Vito y Acosta elaboraron un blooper que le sirvió el esférico a Alongi. Sin embargo el atacante de la visita no tuvo la misma fortuna al disparar desviado desde afuera del área. Lamadrid apelaba al «Facha», Daniel Pastrana, de buen primer tiempo, y recién sobre el final apretó un poco más las clavijas con un cabezazo de Nahuel Torres, un remate apenas alto de Nicolás Frascone y un bombazo de Iván Regules que Darío Aleman logró desactivar con la yema de sus dedos.

La complementaria en sí fue tediosa. Los de Correa aguantaron la ventaja a más no poder, su arquero mandó una pelota a la cárcel, cada cambio generaba incertidumbre e incluso si podían adelantarle las agujas al reloj de Jorge Mitre lo hubiesen hecho. El colegiado, de todos modos, adicionó cuatro minutos e incluso luego agregó sesenta segundos más. En tiempo de descuento el Carcelero tuvo la única chance de la segunda mitad, y tal vez la más clara, para igualar el partido. No obstante Herman Essers pifió en el tiro y luego le desviaron en la línea el intento a Pastrana.

General Lamadrid tropezó una vez más contra su propia falta de juego y la ausencia de referentes ofensivos. El que festejó de sobremanera fue Yupanqui que, con el 1 a 0, cantó victoria por primera vez en la temporada y lo hizo en un reducto siempre complicado como lo es el Enrique Sexto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *