SPORTIVO ITALIANO 3 – CENTRAL CÓRDOBA 2: ¡MÁS SCALZO NE!

En un verdadero partidazo el ACIA superó por 3 a 2 al Charrúa en Ciudad Evita. Picante, con nueve amonestados y otros que Edgardo Kopanchuk obvió, el Azzurro consiguió una victoria por lo hecho en el arco de enfrente y por una épica salvada de Jonathan Scalzo en la última acción del partido que hubiese significado el reparto de puntos con el elenco de Alberto Valiente.

Desde el vamos que Sportivo Italiano y Central Córdoba salieron dispuestos a atacar sabiendo que, de haber un ganador, el perdedor era quien quedaría relegado en la tabla de posiciones. Fueron los rosarinos quienes en el comienzo manejaban los hilos pero se topaban con un mediocampo local que cortaba cualquier intento y hacía el control del esférico. Así de intensos fueron los noventa minutos en el estadio que está pegado a la autopista Riccheri.

Iban 12 minutos del primer tiempo cuando Leonardo Romero no pudo contener un remate, dio rebote, y el eterno Sergio Marclay aprovechó la ocasión para poner en ventaja a los dirigidos por Cristian González. Con el 1 a 0 parcial fue el Charrúa cuando se fue con todo hacia la meta de Scalzo pero ni Ramiro Rocca ni David Solari pudieron batir al arquero. Una escaramuza para calmar los ánimos hizo que se enfríe el andar de la visita y casi saca ventaja de ello el dueño de casa pero Fernando Pasquale no pudo estirar la diferencia.

Rocca tuvo revancha en la contra y cumplió con la ley de los goles que no se hacen en un arco, se convierten en el otro. Así Central Córdoba igualaba en el mediodía de Ciudad Evita. Con el 1 a 1 poco antes de la media hora de partido, el empacho visual ya estaba consumado. Pero los de Valiente fueron por más y el arquero tuvo que esforzarse para desviar un cabezazo de Solari. Sin embargo, cuando peor la pasaba Sportivo Italiano consiguió el tanto con el que se irían arriba al descanso. Diego González encontró una pelota en el área grande y la colgó de un ángulo en el arco defendido por Romero para marchar hacia los camarines con un 2 a 1 que ya era para enmarcar.

Corría la complementaria, el marcador no se modificaba, y el Charrúa apostaba desde el banco de suplentes con más potencial ofensivo. En el afán de ir con todo en buscar del empate llegó el tercer tanto para el dueño de casa. Sebastián Malandra puso el 3 a 1 cuando faltaba poco más de diez minutos para el final y todo parecía cocinado. Pero la reacción llegó a tiempo. Rocca descontó en un mano a mano a los 38 y en la última jugada del partido Scalzo salvó de manera providencial a su equipo del empate.

Sportivo Italiano ganó por 3 a 2 en un partidazo que quedará para el recuerdo. Central Córdoba tuvo todo hasta para ganarlo pero enfrente, el Azzurro, hizo negocio en su arco y en el contrario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *