A CUATRO DÉCADAS DEL DEBUT DEL DIEZ: SI YO FUERA CARADONA

Imagen publicada en la cuenta de twitter oficial de la Selección Argentina (@argentina)

En el día de hoy se cumplen cuarenta años del debut profesional de Diego Armando Maradona.
Lejos en el tiempo quedó ese primer toque, y en Vermouth Deportivo le rendimos un breve pero sentido homenaje.

La primera referencia periodística sobre Diego Armando Maradona en un medio gráfico está documentada el martes 28 de septiembre de 1971. En la sección Deportes del Diario Clarín un recuadro sin firma nos presentaba a “Diego Caradona”, jovencito que a fuerza de jueguitos hipnotizaba a todos los espectadores en los entretiempos de los partidos que Argentinos Juniors jugaba como local.

Durante los siguientes cinco años aquel melenudo siguió conquistando con su fútbol en las categorías menores, y asegurando con goles un lugar en el recuerdo a los llamados “Cebollitas”.  A pocos días  cumplir dieciséis ese pibe de Villa Fiorito debutaría en la Primera División, momento a partir del cual nunca más nadie escribió mal su nombre ni apellido.

Diego Armando Maradona debutó profesionalmente en Argentinos Juniors el 20 de octubre de 1976, hace cuarenta años; con la número 16 en la espalda y una cabellera icónica, pisaba por primera vez como profesional el estadio que actualmente lleva su nombre. Ese miércoles su equipo cayó por la mínima ante Talleres de Córdoba, Diego ingresó durante el segundo tiempo en reemplazo de Rubén Giacobetti.

El técnico que dispuso su ingreso fue Juan Carlos Montes y aunque las crónicas de la época no mencionan una concurrencia mayor a los siete mil espectadores existen muchísimos más que aseguran haber estado en esa tarde neurálgica para le historia del fútbo. Maradona se destacó con una pincelada devenida en caño al “Coya” Juan Domingo Cabrera, símbolo de la T.

Diego disputó 166 partidos con la camiseta de Argentinos Juniors, a lo largo de cinco años. Convirtió 116 goles, una bestia. En 1979 metió 26 dianas en la misma cantidad de cotejos, mientras que un año más tarde registró 43 tantos en 45 compromisos. Están quienes afirman, un poco por nostalgia y otro por fanatismo, que durante sus inicios en el Bicho se vio al mejor Maradona de todos.

En este día celebramos una fecha con peso para nuestro fútbol, recordando los primeros pasos de quien es su máximo exponente a nivel mundial. Sobre Maradona, a diferencia de los gustos, hay muchísimo escrito y cada cual lo pondrá en la consideración que le parezca.  Nadie podrá negar que aquel partido con Talleres nos remite al Diego más soñador, ese que sumergido en una realidad hostil quería demostrar que todo es posible.

Lo logró corriendo detrás de una pelota, con la lengua afuera, con los rulos al viento, con los timbos desatados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *