SAN LORENZO 2 – DEPORTIVO LA GUAIRA 1: LO QUE EL VIENTO COMPLICÓ

Por: Maximiliano Pereira

Otra vez el clima volvió a jugar un papel fundamental en el Nuevo Gasómetro. Si bien San Lorenzo derrotó a Deportivo La Guaira, de Venezuela, por 2 a 1, recibió ese gol de visitante que tanto duele en las copas internacionales. Fernando Belluschi y Nicolás Blandi convirtieron para el Ciclón, mientras que Francisco Lucena descontó con complicidad del viento. El encuemtro de ida será el próximo jueves en Barquisimeto.

Los dirigidos por Diego Aguirre venían de levantar mucho su nivel, y en la instancia anterior superó a Banfield por 4 a 3 en el global. Por su parte, los naranjas tuvieron que pasar dos rondas para llegar a los octavos de final, en las que venció a Deportivo Tolima por 1 a 0 en el global y por 4 a 2 a Emelec.

Con el pitazo inicial el Cuervo salió decidido a marcar la diferencia en los minutos iniciales, cono en los últimos dos encuentros. Y a los 10, la superioridad era notoria, y lo plasmó en el tanteador. Belluschi se hizo cargo de un tiro libre que superó la barrera, y venció a Felipe Nuñez, para el 1 a 0. Ya en desventaja, la Naranja Mecánica le perdió un poco el respeto a su rival, y comenzó a atacarlo, aunque sin ideas muy claras. Apenas tuvo un remate de Darwin González, que pegó en el travesaño. Pero antes del final de la primera etapa, el azulgrana volvió a convertir. Belluschi se metió en el área, perdió la posición con un defensor, pero la pelota le quedó a Blandi, que con un remate cruzado, estampó el 2 a 0.

Para el complemento, se levantó un importante viento, que favoreció a los dirigidos de Eduardo Saragó. Eso le bastó como para complicar al juego de San Lorenzo, y hacer que se desesperara. Más aún cuando a los 7 minutos, un tiro libre cayó en el área local, la pelota rebotó en la nuca de Lucena, descolocó a todos y fue el propio marcador central que la empujó para convertir el anhelado gol de visitante. El 2 a 1 desconcertó a todos. Belluschi quiso hacerse dueño del equipo, empujado por la entrega de Franco Mussis, pero con el ventarrón era imposible. Se hacía imposible ser preciso con los pases, y le costó mucho llegar al arco defendido por Nuñez, a pesar de las ganas, y el aliento de la gente. Los minutos se consumieron entre el viento, las demora del arquero venezolano, y los cruces de Marcos Angeleri, que salvó al Ciclón de una nueva caída de su valla.

Finalmente fue 2 a 1 para San Lorenzo. Un nuevo triunfo, el cuarto de manera consecutiva, que sirve para el encuentro de vuelta, aunque deberá cuidar la diferencia, ya que una derrota por 1 a 0 elimina a los dirigidos por Aguirre, y le permitirá a Deportivo La Guaira acceder a los cuartos de final.