CHILE: LE RECORDÓ A BOLIVIA LA SALIDA AL MAR Y PODRÍA SER SANCIONADO

Foto: www.marca.com

La voz del estadio anunciaba en la noche de Santiago que cumplan con el estricto respeto hacia el rival de turno. El famoso Nacional estaba en completo silencio pues ya habían tomado la decisión de jugar el partido en la casa del Colo Colo. Y así empezó un nuevo capítulo de la historia entre Chile y Bolivia que podría terminar en sanción para los de Juan Antonio Pizzi.

Los jugadores de La Roja hicieron una campaña previa al encuentro de Eliminatorias en la cual le pidieron al público que no entonen cantos xenófobos con el fin de evitar una sanción. Todo transcurría con normalidad en el Monumental e incluso a la hora del himno del seleccionado del altiplano la tolerancia era formidable. Sin embargo, con el correr de los minutos y frente al apático 0 a 0 que brindaban sendas escuadras, todo comenzó a cambiar.

Al guardameta de la escuadra Verde, Carlos Lampe, le acusaban de «homosexual» ante cada saque de arco. Y después llegaron los cánticos que comenzaron con «el que no salta es boliviano maricón» y siguieron con el «hay que saltar, el que no salta, no tiene mar». A esa altura de la noche tanto la igualdad en lo futbolístico como la desigualdad en lo cortés ya no tenían punto de retorno.

Fue la voz del estadio quien suplicó que la hinchada mejore el comportamiento pero no hubo caso. El presidente de la ANFP, Arturo Salah, mostró gestos de preocupación y la Conmebol quedó a un paso de sancionar nuevamente a Chile. Extraoficialmente se menciona que los dirigidos por Pizzi disputarán sus próximos dos encuentros en condición de local sin público. No obstante el caso cobró aún mayor fuerza cuando el presidente de Bolivia, Evo Morales, le pidió a la FIFA que aplique una pena acorde a semejante daño racista que produjeron los gritos locales en Santiago lo cual incluiría además una pena económica.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*