SP. ITALIANO 1 – 1 BERAZATEGUI: SIN CEREMONIA EN LA TORMENTA

Foto Matías Miano

Luego de un parte de mas de tres meses sin fútbol, la pelota empezó a rodar en Ciudad Evita por el inicio del campeonato de Primera C; Berazategui tuvo muy mala fortuna y se tuvo que conformar con un solo punto a pesar de haber merecido claramente la victoria en un campo de juego impecable (gran trabajo de Sportivo Italiano en este ámbito) que soportó la caída constante de la lluvia y permitió el correcto desarrollo del encuentro.
El «Tano», que estuvo a punto de lograr el ascenso el torneo pasado a la Primera B Metro, mostraba casi las mismas caras (sumado a la nueva incorporación de Sergio «El Pájaro» Marclay) y un cambio en el banco de suplentes: Guillermo de Lucca dejó su cargo y tomó la posta Gabriel Manzini. El Naranja vivió una situación similar, ya que el mandamás del campeonato pasado, Marcelo Philip, dejó su cargo y Fabián Alegre se calzó el buzo para esta nueva etapa.
Estrictamente en lo deportivo, Italiano sufrió más de la cuenta a pesar de haber abierto el marcador a los 22 minutos del inicial gracias a un cabezazo inatajable de Gaspar Vega; careció de juego colectivo y, a pesar de tener un mediocampo con cinco volantes, nunca fue capaz de dominar el encuentro. La visita mostró una cara muy diferente y se aprovechó de los errores defensivos del ACIA y tuvo varias chances para igualar el marcador; algo que iba a suceder casi al final de los primeros 45 minutos gracias a Jonatan Tridente.
En el complemento, el desarrollo continuó de la misma manera, con un «Bera» que siguió mostrando un buen juego y que además, tuvo otras posibilidades de ampliar el marcador pero Emiliano Tabone no tuvo suerte a la hora de la definición; primero el travesaño, y luego el palo impidieron que la visita consiga una victoria que era más que merecida hasta ese momento.
Con el correr de los minutos, la diferencia entre ambos equipos se siguió asentando; los dirigidos por Fabián Alegre continuaban con su dominio en el campo de juego, dejando sin posibilidades a un local que no hacía pie en el terreno de juego y sólo disponía de esporádicas oportunidades de llegar al arco visitante. Grabiel Manzini movió el banco en busca de variantes que le permitan llegar con mas chances de cara al gol, pero no fue suficiente para conseguir el objetivo.
El empate dejó insatisfecho al naranja, que dispuso de chances claras para llevarse los tres puntos al sur de la pronvincia de Buenos Aires; mientras que el Azzurro dejó una mala imagen frente a su gente y deberá trabajar mucho para dar vuelta una historia que no arrancó bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *