FALLECIÓ EL EX PRESIDENTE DE FIFA, JOAO HAVELANGE

Foto: zonacero.com

Fue el dueño del fútbol desde 1974 a 1998. En ese período comandó la FIFA pero también recibió acusaciones de todo tipo. Una vez que dejó el cargo continuó vinculado con el deporte ya que además formó parte del Comité Olímpico de su país. Uno de los estadios de Río de Janeiro lleva su nombre y justamente en la ciudad donde se están disputando los Juegos se despidió para siempre. Joao Havelange tenía 100 años y estaba internado hace más de un mes. Sin dudas su nombre quedará grabado para la eternidad.

Diego Maradona lo tomó como uno de sus principales enemigos. Desde aquél penal en la final de Italia 90 en el cual el ex capitán de la Selección Argentina culpó al mandamás brasilero hasta el dópingo en Estados Unidos 94. «Pelusa» no tuvo piedad con el dirigente carioca que antes de retirarse de su cargo lo acusó de «toxicómano». Sin embargo la vida de Havelange estuvo vinculada a muchas situaciones que lo dejaron siempre al descubierto.

En abril de 2013 tuvo que renunciar al cargo de presidente honorario de la FIFA tras descubrirse que había recibido sobornos durante su gestión. También se lo relacionó con la dictadura y el campeonato mundial disputado en Argentina durante el proceso militar de 1978. No obstante, el sucesor de Stanley Rous, sobrevivió a todo ello y se mantuvo durante casi dos décadas y media en el cargo supremo del máximo organismo del fútbol.

Havelange fue un deportista nato antes de convertirse en empresario. Participó de los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936 representando a Brasil en natación y luego, en 1952, fue parte del equipo de waterpolo en Helsinki. Después se dedicó a la número cinco desde un escritorio para darle un cambio de imagen al fútbol mundial. Consiguió el esponsoreo necesario que hasta el día de hoy se ve en los torneos y que hizo de este deporte un negocio.

A los 100 años de vida se esperaba que esté presente en la inauguración de Río 2016 pero la salud le jugó una mala pasada. El 16 de agosto su vida se apagó por siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *