HUNGRÍA 0 – BÉLGICA 4: NOCHE DE BRUJAS

Bélgica goleó a Hungría en un resultado tan justo como mentiroso (Foto: www.theguardian.com)

El sueño húngaro de avanzar en la Eurocopa terminó en pesadilla cuando los diablos colorados no se apiadaron del elenco de Bernd Storck y lo golearon por 4 a 0 en la noche de Toulouse. De esta manera los dirigidos por Marc Wilmots pasaron a cuartos de final y se verán las caras con un Gales que busca hacer historia.

Fue interesante el dominio y la contundencia de este Bélgica que avanza de menor a mayor en Francia. Desde el arranque del partido fue el primero en proponer y llevó contra un arco a su rival e incluso, en una de las primeras llegadas, Romelu Lukaku recibió una gran asistencia de Kevin De Bruyne pero su remate, en la puerta del área chica, fue salvado por el pecho del llamativo Gábor Király. Sin embargo la resistencia de Hungría duró realmente poco.

Iban 10 minutos del primer tiempo cuando el volante ofensivo del Manchester City volvió a meter un gran pase, en este caso de pelota parada, para que Toby Alderweireld de cabeza estampe el 1 a 0. Endemoniados siguieron atacando por doquier, sin darle respiro a su rival, pero Király se convertía en héroe y dejaba con vida a su equipo.

Hungría reaccionó de sobremanera. Tuvo un flojo remate de afuera producto de un tiro del capitán de Balázs Dzsudzák y un bombazo de Gergo Lovrencsics que se fue apenas por encima del arco de Thibaut Courtois que pudieron significar el empate. Pero previo a ello De Bruyne, una de las figuras del encuentro, obligó al longevo arquero rival a volar y desviar un tiro libre que tras dar en las manos del guardameta pegó en el travesaño y se perdió por línea de fondo.

Antes de irse al descanso Dzsudzák tuvo una increíble chance de poner paridad en el resultado pero su tiro salió rozando el poste mientras que en la valla opuesta Király salvó mágicamente un disparo de Dries Mertens que quedó en una situación inmejorable tras la formidable asistencia de Eden Hazard.

Ni bien comenzó la complementaria Ádám Szalai tuvo el empate de cabeza pero otra vez Hungría careció de puntería. Lo mismo pasó cuando Ádám Pintér sacó un remate que se desvió en Alderweireld y que obligó a Courtois a volar hacia atrás para mandar el esférico al tiro de esquina. Pero después llegó la ráfaga de Bélgica y se terminó el sueño para los de Storck.

Asistencia de Hazard para Michy Batshuayi que bajo el arco no falló y puso el 2 a 0 a doce minutos del final. No terminó de acomodarse el conjunto coloardo que Hazard, en una corrida memorable, clavó el 3 a 0 cuando iban 35. Para ese entonces el clasificado ya estaba definido en Toulouse.

El infortunio continuó para los de Storck que pudieron descontar con dos chances claras pero la mediavuelta de Szalai, a la altura del punto penal, terminó perdiéndose por encima del travesaño y el remate de Ákos Elek fue bien resuelto por Courtois. Y en tiempo de descuento los de Wilmots le pusieron la frutilla al postre cuando Yannick Carrasco, de contragolpe, puso cifras definitivas.

Fue un verdadero partidazo. La abultada diferencia es parte del fútbol porque Bélgica hizo méritos para ganar 4 a 0 pero Hungría no mereció despedirse de la Eurocopa con esta pesadilla producto de un resultado que también puede analizarse como mentiroso.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*