gtag('config', 'UA-63643000-1');

BROWN DE ADROGUÉ: A TRES AÑOS DE LA PRIMER GRAN HAZAÑA

Foto gentileza: Brown: Una pasión, un sentimiento

Si se le pregunta a cualquier futbolero sobre lo que representa el 22 de junio, seguramente se remitan al partido entre Argentina e Inglaterra en el Mundial de México 1986. Ese fue el día en el que Diego Armando Maradona quedó inmortalizado en la historia argentina y del fútbol internacional por convertir los dos goles más representativos de la historia de los mundiales (con el perdón del Maracanazo). Sin embargo, si es misma pregunta se efectúa en Adrogué, la respuesta será otra.

El 22 de junio de 2013 será recordado por siempre en la pintoresca ciudad del sur del Gran Buenos Aires como el primer ascenso de Brown de Adrogué a la B Nacional. Aquella hazaña estuvo marcado por la épica que se vivió desde las últimas fechas del torneo regular. Comenzó cuando el Tricolor debía ganar dos fechas antes de local ante Deportivo Armenio para asegurar su lugar en el reducido casi con seguridad. Sin embargo, perdió 4 a 1 ese encuentro y visitó a Temperley, uno de sus clásicos rivales, con la obligación de ganar y esperar otros resultados. Ese partido terminó 1 a 0 con gol de Matías Sproat, que ingresó en el complemento. A su vez, los resultados que se tenían que dar, se pudieron concretar, lo que otorgó un lugar en el reducido al equipo de zona sur.

Las semifinales fueron ante Platense. El partido de ida fue 1 a 1 en Adrogué y la definición en el Ciudad de Vicente Lopez culminó con igual resultado. Por lo tanto, hubo que ir a los penales para ver quien avanzaba de ronda hacia la final. Allí comenzaría a erigirse la figura del gran héroe del ascenso: José Pablo Burtovoy. El arquero de Brown contuvo la enorme cifra de tres penales y le dio el ingreso a la final. El último rival sería Almagro, uno de los mejores equipos, de la mano de Carlos Mayor.

El partido de ida se jugó en el Lorenzo Arandilla, donde el local jugó un gran partido y le ganó 2 a 0 al equipo de José Ingenieros. Con toda la ilusión a cuestas y con una buena ventaja, el Trico de Adrogué visitó un día como hoy a Almagro, quien en 20 minutos de juego puso un freno importante a las aspiraciones del equipo de Pablo Vico. Los goles a los 15 y a los 20 minutos del primer tiempo parecían augurar una goleada y ascenso para el local, sin embargo Brown aguantó el resultado e incluso pegó una pelota en el palo que podría haber sido el de la gloria. Pero el 2 a 0 a favor del equipo de Mayor decretó que nuevamente la serie de penales definiría al equipo que iba a jugar la B Nacional.

Vera convirtió el primero para el local. Luego hizo lo propio Minadevino en Brown. También convirtió el suyo Iglesias para Almagro, al igual que Fabro en el Tricolor de Adrogué. Pero aquí comienza a cambiar la historia. Cuando era el turno de Schunke, el defensor tiró el penal afuera. Primer penal no convertido. Después Bordacahar puso la serie 3 a 2 para su equipo. En este caso, el héroe de Brown, Burtovoy, le contuvo el penal a Pedrozo. Si el equipo de zona sur lo metía, ascendía. Pero Unyicio estrelló su remate en el travesaño, dándole una vida más a Almagro. Lillo puso las cosas 3 a 3, pero nuevamente si Schmidt metiá el penal, ascendía el Trico. El 3 de Brown, como si fuera una historia de terror, también le mandó al travesaño. Se definía en el mano a mano y pateaba primero Almagro. Pateó Franco. Atajó el de las manos de oro, el prócer de Brown. Atajó Burtovoy. Quedaba todo en la derecha de Villamayor. El jugador del equipo de Adrogué la metió al ángulo e hizo história.

Luego de haber estado en la D, en la C, en la B Metropolitana, Brown de Adrogué entraba por primera vez en su vida al máximo torneo del ascenso. Fue tocar el cielo con las manos. Fue ver como las manos que tocaron el cielo, atajaron los penales. Fue un abrazo de un padre a un hijo al que le trasmitió tres colores que hasta ese entonces eran casi desconocidos. Fue el recuerdo de aquellos hinchas que ya no estaban y para los que incluso la B Metro era impensada. Fue un grito de desahogo por el objetivo cumplido. Fue un sentimiento que por primera, pero no última vez, inundó Adrogué. Sería el comienzo de una experiencia inolvidable para sus hinchas que luego siguió con la victoria sobre Independiente, Huracán y una goleada histórica a Talleres en Córdoba.

A tres años de esa gran hazaña, la historia encuentra a Brown logrando por primera vez mantener su categoría en la B Nacional, luego de un injusto descenso hace dos años, ¡A festejar el recuerdo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *