ALEMANIA 1 – IRLANDA DEL NORTE 0: MUCHO PARA TAN POCO

Mario Gómez, el autor del único tanto del partido, en una de las tantas oportunidades que tuvo Alemania (Foto: www.theguardian.com)

Por: Marcelo Patroncini

El seleccionado teutón comandado por Joachim Löw monologó en el Parque de los Príncipes y borró del mapa directamente a los de Michael O´Neill. Sin embargo, a pesar de sus más de ocho situaciones claras tan sólo pudieron concretar una que les sirvió para asegurarse el primer puesto del grupo C y por consiguiente la clasificación a octavos de final de la Eurocopa.

La tardenoche parisina tuvo un sólo equipo en cancha. Alemania, desde el arranque, doblegó en fútbol, potencia y velocidad a Irlanda del Norte que aguantó el resultado como pudo para ilusionarse con pasar como mejor tercero a la siguiente ronda. Sin embargo con el correr de los minutos el último campeón fue apagando su máquina para conformarse con el triunfo que, de todas maneras, lo ubicaba en lo más alto de su zona y así su oponente respiraba aliviado tras una jornada asfixiante.

Thomas Müller fue el primero en crear peligro cuando desaprovechó un gran pase de Mesut Özil que lo dejó mano a mano con el arquero. El mismísimo Michael Mc Govern, un rato más tarde, salvó otra situación similar pero esta vez quien lo tuvo en sus pies fue Mario Götze. Pasado el primer cuarto de hora llegaron dos centros venenosos de Joshua Kimmich. El primero fue al pecho de Mario Gómez quien asistió con su tórax a Müller pero el delantero del Bayern Munich no pudo concretar con su remate cruzado. En cambio el otro también fue para el centrodelantero pero esta vez de cabeza estrelló el esférico contra un poste. A esta altura el dominio era avasallante e indiscutible.

Antes de la media hora Müller se llevó la marca de un par de rivales que no sólo entorpecieron la visión de su arquero sino que le permitieron descargar hacia atrás para la solitaria entrada de Gómez. Así el ex Fiorentina, en una posición inmejorable, mandó la bola al fondo del arco y pusó el 1 a 0 en la capital francesa. Sin embargo el andar de Alemania no varió e incluso pudo irse al descanso con algún tanto más pero hasta el travesaño le negaba las conquistas en el Parque de los Príncipes. Si alguien había hecho negocio del resultado hasta ese momento, sin dudas, era Irlanda del Norte.

Fueron los teutones quienes salieron a la complementaria con el afán de liquidar la historia. A los 7 minutos Götze tuvo un mano a mano que salvó milagrosamente Mc Govern y en la jugada siguiente el mismo delantero sacó un remate que se fue muy cerca del palo derecho del guardameta. Después Özil probó con una serie de disparos y no mucho más en un conjunto de Löw que se conformaba con el resultado y guardaba energías para el futuro de la competencia.

Irlanda del Norte se fue conforme con la derrota que lo deja, de todas maneras, expectante para meterse en octavos de final. Alemania con el 1 a 0 hizo negocio aunque realmente fue muy poco resultado para tanto fútbol desparramado por París.