BERAZATEGUI 2 – SACACHISPAS 1: PARA SACARSE EL SOMBRERO

La final de la Primera C no tiene desperdicio alguno y todos sus protagonistas obligan a sacarse el sombrero. En el Norman Lee el Naranja y el Lila se jugaban la vida y el que perdía se alejaba definitivamente de la pelea en los puestos de vanguardia. Así, hasta el último suspiro, combatieron ambos elencos para el festejo de los conducidos por Marcelo Philipp que derrotaron a los de Norberto D´Angelo por 2 a 1.

Partidazo es poco para describir lo que jugaron Berazategui y Sacachispas. Ninguno resignó en entrega y como muestra de ello el cotejo terminó con tres expulsados y todos los protagonistas embarrados en el sur del Gran Buenos Aires.

La apuesta fue de ambos. La visita generaba fútbol en los pies de Rodrigo Acosta que llevaba peligro al arco de César González. El local contrarrestaba con una carambola que cayó en los pies de Martín Gianfelice. El «Gordo» fusiló contra la valla de Hugo Acevedo y fue Gonzalo Minguillón quien salvó en la línea. A todo esto el reloj ni siquiera marcaba el primer cuarto de hora.

Sin embargo recién a los 31 llegó la apertura del marcador cuando Jónatan Tridente definió con un sombrero exquisito por sobre el guardameta de Sacachispas y puso el 1 a 0 parcial en el Norman Lee. Ocho minutos más tarde Braian Hollembach tomó a Pablo Villagra dentro del área y el colegiado, Damián Rubino, sancionó la pena máxima para Berazategui. Gianfelice desde los doce pasos puso el 2 a 0 y alimentó la ilusión de pelear por el ascenso hasta el final del campeonato. No obstante, en tiempo de descuento, Sergio Salomone empujó la pelota al fondo del arco para darle suspenso al desenlace de la complementaria.

El reloj corría en el sur del Gran Buenos Aires, el Naranja no podía liquidarlo y el Lila fallaba en la última acción. Lo que dilapidaban Tridente y Gianfelice en un área, lo hacían Maximiliano Quinteros y Alejandro Ayala en la opuesta. La contienda ganó en roces y el árbitro decidió cortar por lo sano cuando expulsó en la misma jugada a Nahuel Pombo y a Eduardo Dos Santos. Pero los de D´Angelo salieron perjudicados porque rápidamente también vio la tarjeta roja Salomone y así, con un hombre menos, se complicaba el sueño de llegar a la igualdad.

Es cierto que Berazategui sufrió pero ganó 2 a 1 para mantener la ilusión de subir a la B Metropolitana. Su rival, Sacachispas, tampoco quería perder terreno en la pelea por el título y lo demostró hasta el último momento. Merecieron ganar los dos pero en el fútbol sólo uno canta victoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *