gtag('config', 'UA-63643000-1');

ALL BOYS: LAS REALIDADES DE AYER Y HOY

Todos los jugadores de All Boys festejan el gol de Lessman.

Por Matías Carreño

Las realidades de All Boys desde la actualidad hasta seis años para atrás no son ni por cerca parecidas. Hoy se cumple el sexto aniversario del equipo que ascendió a la Primera División tras ganarle por 3-0 a Rosario Central en Arroyito, luego de haber empatado 1-1 en Floresta por la Promoción. Es el mismo club que hoy está peligrando en los puestos de descenso a la B Metropolitana.

Una institución que pasó por muchas sobresaltos en un tiempo efímero, que vivió la gloria de jugar tres años en la máxima categoría y de ganarle a los cinco grandes del fútbol argentino holgadamente. Que durante esa misma gestión al  mando de Roberto Bugallo perdió muchísimo dinero sin siquiera darse cuenta, por manejos sucios de este dirigente y quedando al borde del abismo, descendiendo al Nacional B en el 2014 y penando por no volver a bajar en 2015.

¿Qué quedó de ese 3-0, de los goles de Vieytes, Campodónico y Vella en el Gigante, de ese partido espectacular con cerca de cinco mil hinchas alentando del otro lado del alambrado? Posiblemente nada, porque ni siquiera uno de esos jugadores que hace 6 años tocaron el cielo, hoy visten la camiseta albinegra: Cambiasso; Vella, Fayart, Madeo, Soto; Perea, Sánchez, Vieytes, Pérez García; Campodónico, Matos. Ninguno de ellos pisan el césped del Islas Malvinas semana tras semana hoy en día.

Los hinchas recuerdan esos días como oro, como algo inalcanzable aunque no se rinden y como canto de guerra sigue cayendo de las tribunas el “Todos nuestros hijos se pondrán a llorar, otra vez en Primera van a ver a papá”, pero la realidad marca que están muy lejos de eso.

Hoy el Albo está en el puesto 19 de 22 en la tabla de Promedios con una más que probable salvación, pero complicado para la tabla de promedios del siguiente torneo. Ahora su figura es Hernán Grana que la rompió y lo sigue haciendo en All Boys, pero que no lució para nada en Boca. Un error enorme es desprenderse rápido de sus goleadores de área, algo en lo que siempre destacó al equipo de Floresta. Los Calleri, los Campodónico, los Matos, hoy son Hernán Rivero, un buen torneo y vendido al Alajuelense de Costa Rica, o Germán Lesman que seguramente terminará fuera del club cuando llegue Junio.

Realidades opuestas en muy poco tiempo, hoy rasguña el descenso cuando tan sólo 6 años atrás acariciaba una Primera División impensada y sorprendía con su juego a millones de personas y, lo más destacado de esta historia, si bien no estuvo durante todo el camino que transcurrió All Boys en estos años, José Santos Romero vivió absolutamente todo desde el banco de los suplentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *