TALLERES (RE) 1 – ALMIRANTE BROWN 2: PARA SALIR DE ABAJO

La Fragata consiguió un triunfo súper valioso en Remedios de Escalada tras derrotar por 2 a 1 al Tallarín que, acostumbrado a la pelota al piso y a salir jugando por abajo, no pudo vulnerar a un rival que apostó a todo tipo de artilugios para sumar tres puntos vitales en la pelea para evitar el descenso a la Primera C.

Muy prolijo, como siempre, los planteos de Cristian Aldirico. El buen trato al esférico y el no rifar la pelota fueron las banderas de un Talleres que no mereció perder. Sin embargo el dueño de casa pagó muy caro entrar dormido al segundo tiempo y rápidamente Almirante Brown le dio vuelta el marcador en Timote y Castro.

Fue un partidazo en el sur del Gran Buenos Aires principalmente porque el local nunca resignó su libreto de protagonista con la pelota pegada al pie mientras que la visita apostó a llevarse todo puesto con más coraje que fútbol. A los 13 minutos ya ganaba el Tallarín cuando Enzo Baglivo empujó por el segundo palo un tiro de esquina y venció a Pablo Migliore.

El 1 a 0 complicaba en los promedios a un Mirasol que no reaccionaba en Remedios de Escalada. Sobre todo porque las ocasiones de gol que tenía no las aprovechaba como el mano a mano que Lucas Zeiden le tapó increíblemente a Alfio Lorenzo. Y mientras tanto el dueño de casa desperdiciaba situaciones como la que tuvo Facundo Vera que dio en el palo y luego fue interrumpida por posición fuera de juego.

Almirante Brown reaccionó después del entretiempo. A los 2 minutos de la segunda parte Gabriel Rodríguez igualó con un débil cabezazo que le picó mal al arquero y terminó ingresando con suspenso en la valla rival. No lograban despertarse los dirigidos por Aldirico y eso fue aprovechado por la escuadra de Alberto Pascutti que a los 7 volvió a convertir con otro golpe de cabeza de Rodríguez tras una gran acción personal de Maximiliano Serrano.

Con el 2 a 1 favorable a la Fragata, el local recuperó la pelota pero no nunca llegó a emparejar el marcador. Pudo hacerlo con un lindo intento aéreo de Ezequiel Vidal, con un mano a mano que Migliore le tapó a Martín Blanco, o un brillante zapatazo del «Lorito», Marcos Giménez. Sin embargo la mala fortuna impidió que haya más goles en un partido donde la visita interrumpió con muchas pausas para que Lucas Di Bastiano adicione seis minutos extra que no sirvieron de nada.

Muy lindo pero poco efectivo el planteo de Talleres de Remedios de Escalada que, en el mediodía del domingo, le dio una mano enorme a Almirante Brown para escalar posiciones en la tabla de los promedios. Y así los de Isidro Casanova, pudieron salir de abajo, como le gusta a Aldirico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *