DEPORTIVO RIESTRA 0 – FLANDRIA 0: UN JUEGO DE MALEVOS

El Canario llegó al Bajo Flores con la noticia que Estudiantes de Buenos Aires había derrotado en Munro al líder del campeonato, Colegiales. De esta manera, los dirigidos por Favio Orsi y Sergio Gómez sabían que la punta podía ser absolutamente de ellos si vencían al Blanquinegro en el Guillermo Laza. Pero los «Malevos de Pompeya» fueron rudos dentro de la cancha, dejaron la vida en cada pelota e incluso anularon a la visita en todos los sectores para que, con la igualdad 0 a 0, los de Jáuregui alcancen al Tricolor.

La recta final de la Primera B Metropolitana está al rojo vivo. Y cuando Flandria tenía todo servido para gozar de la punta en soledad, no pudo superar a un Deportivo Riestra que dejó la vida en cada pelota. De hecho, a los 30 segundos de partido, el conjunto de Fabián Nardozza ya había anunciado que sería una piedra en el zapato para quienes pisaron Capital Federal con el sueño del ascenso.

Jonathan Herrera tuvo dos situaciones claras en los minutos iniciales aprovechando la velocidad y desfachatez de Gonzalo Bravo. De a poco logró acomodarse el Canario en la verde gramilla y se acercó al arco de Sebastián Hernández. Sin embargo, la más clara para los de Orsi – Gómez, se produjo pasado el primer cuarto de hora cuando Alejandro González estrelló un remate en el travesaño. El resto fue todo del Blanquinegro.

En la complementaria los Malevos de Pompeya siguieron llevando peligro a la valla defendida pero Leonardo Griffo pero la visita se abroqueló de la mejor manera en el fondo. Pudo abrir la cuenta Daniel Silvani con un cabezazo que se perdió por línea de fondo y también Herrera probó con un fortísimo zapatazo que contuvo muy bien el arquero rival. Los de Jáuregui, de a poco, empezaron a conformarse con la igualdad en el tanteador que de todos modos lo depositiba en la cima del campeonato.

Colegiales no es el único puntero, ahora lo acompaña Flandria que empató 0 a 0 ante un durísimo Deportivo Riestra. Así serán los partidos de aquí al final del campeonato, a cara de perro y como si el fútbol fuese un juego de «Malevos».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *