HURACÁN 1 – UNIÓN 1: FIRMARON EL EM»PATO»

Por: Marcelo Patroncini

El Globo y el Tatengue igualaron 1 a 1 en el Tomás Adolfo Ducó con la mente puesta más en el descanso que en cerrar este torneo de transición que los tiene alejados de cualquier tipo de pelea. Si bien el partido estaba para cualquiera de los dos, con el correr de los minutos se fue apagando el andar de ambos, y entregaron una colorida parda donde la gente local logró expresar su repudio ante los constantes arbitrajes que perdujicaron al Quemero.

Tal vez no le importaba realmente la contienda en sí a Huracán. Por un lado los presentes esperaban la ansiada vuelta de Patricio Toranzo al fútbol. Por otro les sirvió para vomitar toda la bronca acumulada contra los referatos locales e internacionales. Así es como colgaron una bandera que claramente decía: «Cuando matemos a un referí van a dejar de robarnos». Así es como la cabecera, Ringo Bonavena, cantó contra la Conmebol, añadió más pimienta contra los jueces y Héctor Paletta tuvo que interrumpir las acciones cuando recién todo empezaba en Parque Patricios. Unión, en contrapartida, fue espectador de lujo y en ningún momento se esforzó en busca de la victoria.

Hubo un primer tiempo movido, con llegadas y promesa de buen fútbol en el Ducó. Lo tuvo Nelson Acevedo pero José San Román salvó en la línea. Luego Matías Fritzler peinó un cabezazo en el área opuesta que se fue cerca del poste derecho del arco defendido por Nereo Fernández. Recién a la media hora se rompió la paridad cuando Cristian Espinoza sacó un remate de media distancia, la pelota se desvió, descolocó al arquero y terminó en el fondo del arco.

Ganaba el Quemero pero no lo liquidaba porque dependía de un Ramón Ábila que, en soledad, hizo lo que pudo frente al arco. El Tatengue, de a poquito, fue hacia la valla de Marcos Díaz y lo que no pudo convertir de palomita Martín Rolle lo terminó haciendo, en tiempo de descuento, Claudio Riaño tras centro de Ignacio Malcorra. Así los dirigidos por Eduardo Domínguez y los conducidos por Leonardo Madelón se fueron al vestuario igualados en uno.

La complementaria estuvo de más en Parque Patricios. Lo más destacado es que Toranzo regresó al fútbol, intacto, con su cuota de magia y se llevó la ovación de la noche. A todo esto, el partido terminó 1 a 1 porque hace rato Huracán y Unión habían firmado el em»Pato».