ESTUDIANTES (LA PLATA) 3 – ATLÉTICO TUCUMÁN 2: ADELANTADOS

Estudiantes ganó un duelo clave ante Atlético Tucumán en el Único de La Plata pero con una ayudita del árbitro Fernando Espinoza, que hizo patear de nuevo un penal por supuesto adelanto de Luchetti sobre el final y colaboró con un triunfo por 3 a 2 del pincha sobre el decano. Las emociones no faltaron con cinco goles, un expulsado y la polémica del final. Un verdadero partidazo.

La sorpresa la dieron los tucumanos y bien temprano con Alliendro que aprovechó un descuido defensivo del local, amagó al arquero y definió. No era descabellada la diferencia que estableció el visitante pero lentamente el León se adelantó en el campo y llegó al empate con un tiro libre desde un costado -de dudosa falta- de la gran figura de la noche, Gastón Fernández. Las acciones se equilibraron y el dueño de casa recibió un cachetazo con la expulsión de Auzqui por doble amarilla. Cuando todo parecía que al entretiempo nos íbamos empatados, otra vez la Gata se sacó de encima a una marca, se acomodó y abrió el botín derecho para clavarla en el segundo palo en el final del primer tiempo. Golazo.

Nadie controlaba el encuentro y el complemento tardó en encenderse. El decano fue poco a poco escalando en el terreno y dominando a su rival. Lo puso entre las cuerdas al pincha aunque le costaba llegar al arco de Andujar, que sólo debió esforzarse en dos ocasiones. El final volvió a encandilar a los espectadores platenses con una mala y una buena. Cristian Menéndez hizo uso de su condición de goleador y empujó una pelota en el área chica para la igualdad a los 43`ST. «Listo, ya nada puede ocurrir», decía nuestro periodista. Pero muchachos, en el fútbol no hay nada lógico. En la última jugada, el árbitro Fernando Espinoza fue EL protagonista y cobró un penal de Luchetti sobre Talpone. Hasta ahí se perdona porque no fue descabellado el fallo. Schunke se encargó de patear y el 1 del visitante se lució mandándola al córner. Sin embargo, entre el juez principal y el línea decidieron que el guardameta se adelantó y por ende el disparo desde el punto penal debía patearse de nuevo. Los dirigidos por Azconzabal se quejaron a más no poder pero no hubo caso. A Schunke no le importó y los de Nelson Vivas deliraron con un halago que lo deja a tiro de Lanús.

Hasta el último suspiro se jugaron la vida tanto Estudiantes como Atlético Tucumán que demostraron el por qué de su posición en el torneo pero nuevamente un juez cambia el rumbo de un partido y esta vez lo gozó el Pincha. A Luchetti le vuelve a cobrar adelantamiento (como en el 2004 en River vs Santos Laguna) y el decano viajó a Tucumán sin nada. Entre la Gata y Espinoza, el león es un adelantado.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*