TALLERES 1 – INSTITUTO 1: LA GLORIA JUGÓ DE COLORADO, LA T EMPATÓ CON LA ROJA

El clásico entre Talleres e Instituto fue un verdadero partidazo (Foto: mundod.lavoz.com.ar)

Por: Marcelo Patroncini

El clásico cordobés se jugó a mil revoluciones por minuto sabiendo que si el Matador ganaba en el Mario Alberto Kempes se escapaba como único líder del Nacional B, mientras que la Gloria necesitaba indefectiblemente no perder en el derby para no quedar tan lejos de la cima del campeonato. Así los dirigidos por Frank Darío Kudelka y los conducidos por Héctor Rivoira igualaron 1 a 1 en un verdadero partidazo.

Arrancó con todo el derby y sólo en un lapso del primer tiempo entró en una meseta. El resto fue a puro ritmo, con llegadas de riesgo en ambas áreas, juego brusco, expulsiones e incluso un show de Ramiro López que condicionó a la visita con una inexplicable tarjeta colorada. A los 6 minutos de juego ya había avisado Instituto con Christian Bernardi ingresando por el flanco izquierdo y picándosela con clase ante la salida de Mauricio Caranta. Sin embargo el disparo dio en el travesaño, picó en la línea y así se salvaba desde temprano Talleres en el estadio mundialista. En la contra lo tuvo el local con un gran cabezazo de Wilfredo Olivera que contuvo, de manera notable, Lucas Hoyos.

De ida y vuelta el clásico continuó con una oportunidad que desperdició Emiliano Endrizzi ante una mala salida del arquero rival y, en la siguiente acción, la Gloria tuvo otra oportunidad pero Maximiliano Correo optó por hacer la personal en lugar de descargar hacia el medio donde varios compañeros esperaban su pase para abrir la cuenta. Después reaccionó el Matador con un cabezazo de Eial Strahman que dio en el larguero y con una situación inmejorable que Carlos Quintana no pudo resolver tras una brillante salvada de Hoyos.

Se acababa la primera mitad cuando Rodrigo Burgos tocó hacia atrás y complicó a su compañero, Mauricio Arias, quien asediado por Federico Vázquez no pudo rechazar y le cedió el balón a su oponente para que mano a mano anote el 1 a 0 cuando ya todos pensaban en irse a los camarines para el descanso.

Ganaba Instituto y obligaba a una pronta reacción del local en el comienzo de la segunda parte. Así fue como en la complementaria Talleres apostó por todo en ofensiva con el objetivo de no perder su invicto. Victorio Ramis entre dos centrales la mandó por encima del travesaño y luego, Hoyos, la figura de la noche cordoebsa, cacheteó al córner un intento de Emanuel Reynoso. Hasta que una mala decisión de López condicionó a la visita. Iban 24 minutos cuando Vázquez mató con el pecho una pelota en la zona media pero el colegiado entendió que usó sus extremidades y lo echó del partido provocando la ira del «Chulo» Rivoira y el desconcierto de todo el plantel que aguantaba como podía el triunfo parcial.

Asediado por la desventaja numérica, la Gloria soportó como pudo y agregó a su repertorio algún que otro contragolpe con la idea de liquidar el clásico. Sin embargo a diez del final llegó el cabezazo letal de Gonzalo Klusener para estampar el 1 a 1 en el Kempes. Hubo tiempo para más porque en la acción siguiente Hoyos le tapó la victoria a Olivera y después se fueron expulsados Burgos y Carlos Quintana en el Matador.

Instituto, que vistió de colorado, estuvo cerca de quitarle el invicto a un Talleres que no se apiadó de la roja que condicionó a los de Rivoira. De todos modos ambos brindaron un clásico inolvidable que terminó igualado en uno aunque el sabor dulce quedó en el vestuario del conjunto de Kudelka.