TRUJILLANOS (VEN) 0 – RIVER 4: EN VENEZUELA ESTÁ MADURO

Gentileza: @CARPOficial

River comenzó la defensa de su corona de Copa Libertadores con un aplastante 4-0 en tierras venezolanas. El Millonario no había jugado bien en la primera mitad pero Leonardo Pisculichi, con un tiro libre magistral, se encargó de abrir el partido a los pocos minutos del segundo tiempo. Luego, Lucho González amplio e Iván Alonso, con un doblete, puso cifras definitivas. Primeros 3 puntos para el equipo de Gallardo ante un débil rival que no opuso resistencia.

Tiempo de acción para el último campeón del máximo certamen a nivel equipos de Sudamérica. El River de Gallardo recorrió más de 8.000 kilómetros hasta llegar a la ciudad de Valera, donde esperaba el Trujillanos de Horacio Matuszyczk, buscando dar la gran sorpresa y arruinar el debut del conjunto argentino.

Durante los primeros minutos de juego, River salió a presionar a su rival en su terreno de juego. El Millonario quería dominar el esférico y por consecuencia, acercarse al arco de Díaz. Sin embargo, el mal estado del campo de juego, sumado a una defensa bien posicionada impedía el objetivo de la visita.

Los ataques del equipo de Gallardo eran tibios y sin generar un alto riesgo para el Gigante de la Montaña. El equipo de Matusziczk buscaba atacar a su rival jugando por la espalda de Milton Casco y también, pelotazos a sus delanteros para que combatan mano a mano con los centrales de la Banda.

Los minutos corrían y las situaciones de peligro no aparecían. Recién a los 34 minutos River se acercó al arco contrario con un tiro libre bajo de Pisculichi, despejado a medias por Díaz. Luego, a los 40, Casco tocó para Driussi, quien remató al arco con un tiro que fue contenido por el arquero rival, pero nuevamente dando un rebote peligroso que Ivan Alonso no logró capitalizar.

La última de la primera mitad estuvo a cargo del uruguayo Alonso, quien controló en el sector izquierdo de la cancha y buscó vencer al arquero Díaz con una vaselina que quedó corta. River llegaba al descanso sin jugar bien, pero generando una diferencia notoria entre un equipo y otro.

Apenas iniciada la etapa complementaria, Pisculichi buscó abrir el marcador con un tiro libre lejano. «Piscu», que había probado dos veces en el primer tiempo por la misma vía, exigía al arquero rival a sabiendas de la inseguridad del mismo, que siempre dejaba rebotes cortos y estos podían ser aprovechados por el ataque Millonario.

A los 9 minutos, tras una falta cometida a Lucho Gonzalez cerca del área, Pisculichi colocó un exquisito tiro libre al ángulo, imposible para el arquero, y logro el 1-0 para el conjunto de Gallardo. Con la ventaja, los espacios se abrieron y un minuto más tarde, tras asistencia de Alonso, el mismo Pisculichi sacó un remate furibundo que se estrelló en el travesaño.

A los 17 de juego, llegaría el segundo grito para la visita: nuevamente Pisculichi tiró desde un tiro libre que fue despejado por Díaz, pero en el rebote apareció Lucho Gonzalez para ajusticiar al arquero y decretar el 0-2. La ventaja tranquilizaba a Gallardo.

El equipo local iba a encontrar su chance de gol a los 28 con un remate de Páez desde lejos que Marcelo Barovero envió al córner. Pero 4 minutos más tarde, River liquidaría la historia luego de un centro de Gabriel Mercado y un cabezazo de Alonso para señalar el 0-3.

El partido se guardó tiempo para un grito más: a los 45, Alonso se escapó por el costado izquierdo y con un violento zurdazo señaló el resultado final. River goléo en su presentación a un débil equipo venezolano por 4-0 y sumó sus primeros tres puntos en el torneo.

En la próxima jornada, el Millonario recibirá al San Pablo de Bauza, que llega tras caer ante The Strongest, en el Monumental. Trujillanos, por su parte, viajará hasta Bolivia para disputar la segunda fecha ante el equipo que dio la gran sorpresa de la copa, hasta ahora, venciendo en Brasil por 1-0.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *