RACING 4 – BOLIVAR 1: CUATRO DE COPAS

La Academia de Avellaneda mostró sus mejores cartas en el primer tiempo, reguló en la complementaria y le hizo precio a sus pares de La Paz que, dentro de sus debilidades, se llevaron al menos un gol a en la maleta para Bolivia en el 4 a 1 que favoreció a los Facundo Sava en el arranque del grupo 3 de la Copa Libertadores.

Racing liquidó desde temprano el asunto en el Cilindro ante un débil Bolivar que sufrió durante toda la tardenoche con la velocidad de los delanteros locales, el orden impuesto en el mediocampo por Luciano Aued y la firmeza defensiva que mostró, sobre todo, Luciano Lollo. Y si bien Sava optó por cuidar a su dupla de ataque titular pensando en los dos partidos frente a Boca que se avecinan, Lisandro López y Roger Martínez demostraron estar a la altura de Gustavo Bou e incluso más arriba de lo que hoy en día puede aportar Diego Milito. Eso, sumado a que se entendieron a la perfección con Oscar Romero, terminó siendo un combo letal para el equipo de Rubén Darío Insúa que se fue con las manos vacías del sur del Gran Buenos Aires.

En los primeros instantes se levantó un fuerte temporal de viento y tierra en el Juan Domingo Perón. Y tal como dice el saber popular, después de la tempestad llegó la calma ya que a los 10 minutos el «Licha» López recibió una gran asistencia del paraguayo y, tirándole un exquisito sombrero a Romel Quiñones abrió la cuenta la tardenoche argentina.

A pesar del 1 a 0 en contra, los bolivianos sólo tuvieron dos llegadas aisladas en los pies de Iván Borghello que no prosperaron. Y en el área contraria cada ataque de la Academia local era una situación de verdadero riesgo. Antes de la media hora inicial el conjunto de Sava consiguió su segunda conquista a través de una potente corrida de Martínez que se filtró en el área grande y clavó el 2 a 0.

El triunfo de Racing, a esa altura, era inobjetable. Más aún cuando a los 32 llegó el enésimo desborde por el sector de Erwin Saavedra que desencadenó en el gran pase de López a Rodrigo de Paul para estampar el 3 a 0 en Avellaneda con el que ambos conjuntos terminaron yéndose a los vestuarios en el entretiempo.

Para la complementaria, el dueño de casa aflojó en su ritmo. Tal vez regulando energías pensando en el doble partido ante Boca o mostrando cierta piedad ante un resultado liquidado. Lo cierto es que la Academia bonaerense le refregó el esférico por la cara a su oponente sin lastimarlo. Sobre el final de la contienda Marcos Acuña estampó el 4 a 0 aprovechando otra desatención del fondo visitante. Más relajado aún el conjunto de Avellaneda dejó que la escuadra paceña se aproxime al arco defendido por Sebastián Saja y fue así como Juan Carlos Arce pudo descontar después de conectar un centro en la puerta del área chica para poner el resultado final en el Cilindro.

Racing ya había arrancado goleando en la edición pasada y repitió en la actual. Aquella vez había sido un 5 a 0 frente a Deportivo Táchira en Venezuela, y esta, un 4 a 1 de local ante el Bolivar. Y si bien es positivo tener un buen comienzo, el certamen es largo y no siempre el rival va a tener un cuatro de copas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *