gtag('config', 'UA-63643000-1');

GIMNASIA (LA PLATA): UN SILENCIO QUE HACE MUCHO RUIDO

No hubo declaraciones de ningún tipo y así reinó el silencio en el vestuario del Lobo. Los jugadores abordaron el ómnibus que los sacó del José María Minella tras perder sin atenuantes por 3 a 0 frente a Aldosivi y las caras largas fueron las palabras del Tripero para expresar no sólo la derrota sino el presente que atraviesa el elenco de 60 y 118.

La ausencia de testimonios habla de algo que excede a un tropiezo de verano y en verdad, el clima que se vive en Gimnasia y Esgrima La Plata tras perder su chance de jugar la Copa Sudamericana, no es el adecuado. Tras perder aquél partido clave ante Lanús circulaban versiones muy fuertes sobre la posible salida del entrenador, Pedro Trolgio, quien conduce los hilos del Basurero desde el 2011. Algo potenció incluso la decisión del ex volante de la Selección Argentina y fue que la dirigencia optó por no renovarle contrato a Nicolás Navarro, el arquero titular.

Finalmente sin su guardameta, el director técnico pensó en su futuro y aceptó continuar en la escuadra Mens Sana. A través de su cuenta de Twitter explicó que seguía por su familia, por los hinchas genuinos, y sobre todo por los jugadores que se quedaban a pelearla. Ese verbo de lucha dejó en claro que el panorama no es mejor de todos en la ciudad de las diagonales.

River Plate puso sus ojos sobre Ignacio Fernández y no se cansó hasta contratarlo. Pieza fundamental en el mediocampo, Gimnasia demostró ante Aldosivi que extrañó la picardía de Nacho. Así también en el mercado de pases no apuntó a contrataciones de nivel para reemplazar la salida del ex Temperley y contrató al arquero, Enrique Bologna, envuelto en una culebrón por su intespestiva salida de Banfield.

Frente al Tiburón, el «Beto» no pudo mostrar sus dotes bajo el arco. Las tres pelotas que tuvo que atajar terminaron adentro. También falló la última línea que se conoce de memoria con Facundo Oreja, Osvaldo Barsottini, Maximiliano Coronel y Lucas Licht. No hubo conexión en el círculo central y así Fabián Rianudo pasó inadvertido. Y además el regreso de Franco Niell, como incorporación rutilante por haber sido el salvador en aquella promoción ante Atlético Rafaela, careció de ayuda a la hora de gestar algo en ofensiva.

Gimnasia se retiró del José María Minella en un silencio que hace mucho ruido. El domingo se enfrentará a Estudiantes en Mar del Plata y por una nueva edición del clásico platense de verano. Y la gente ya se expresó con el famoso cántico del cueste lo que cueste. Una nueva caída puede ser explosiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *