BOCA JUNIORS 1 – TIGRE 0: DESDE LA BOCA SALIÓ EL NUEVO CAMPEÓN

Por: Francisco Alí

Y una fecha antes, Boca Juniors festejó ante su gente un nuevo título en la Primera División. Le ganó a Tigre por 1 a 0 en La Bombonera y ni siquiera espió los resultados de Rosario Central y San Lorenzo. El Xeneize hizo los deberes y celebró una victoria sin sobresaltos. El equipo de Rodolfo Arruabarrena fue un merecido campeón y, salvo la irregularidad en el juego, no hay nada que reprocharle al conjunto azul y oro.

Aún así, el partido resultó apático con grandes rendimientos de Andrés Cubas, Nicolás Lodeiro, Carlos Tévez y Fabián Monzón, el autor del único gol -de cabeza- de la tarde-noche del barrio de La Boca. El Matador no fue verdugo y no inquietó demasiado a Agustín Orión. El color de la gente se vio en todo momento con un estadio repleto en todas sus tribunas y con hinchas que -lamentablemente- se quedaron afuera por deficiencias en la organización. Después todo fue una fiesta, Carlitos Tévez se llevó las ovaciones de todo el pueblo boquense, tal vez más que el Vasco Arruabarrena aunque los fanáticos no se olvidaron de él.

Boca alzó los brazos ante su gente en un torneo de 30 equipos desequilibrado en los niveles futbolísticos de sus participantes pero con convicción y autoridad a la hora de pelearlo. El DT sostuvo una base de jugadores consagrados y de renombre, quizás el mejor plantel de Argentina más allá de los pocos resultados. Orión y Sara se alternaron cuando al hincha de Midland le saltaba la térmica y ambos respondieron. La defensa varió sus nombres de una etapa a otra del torneo aunque el Cata Díaz siempre fue la voz de mando con Torsiglieri, Rolín, Magallán o Tobio. Gino Peruzzi se ganó el puesto de lateral derecho del Xeneize sin discusiones y Fabián Monzón se afianzó el sector izquierdo a pesar de compartir ese lugar con Nicolás Colazo. La figura de Nicolás Lodeiro le dio nivel al mediocampo y atrás lo acompañaron Pablo Pérez, Cristian Erbes, Marcelo Meli y el lesionado Fernando Gago. Párrafo aparte para Andrés Cubas, quien entró por Gago y ahora será difícil sacarlo del once titular. Sin discusión, Carlos Tévez fue la figura rutilante del azul y amarillo con su carisma, habilidad y su cuota goleadora junto al chico que creció y se hizo grande con la camiseta xeneize: Jonathan Calleri. Sebastián Palacios, Andrés Chavez y Cristian Pavón siempre estuvieron cuando los necesitó el equipo y demostraron ser una alternativa cuando las cosas no salían arriba.

Nombres, nombres y más nombres. Boca levantó los brazos con un nuevo trofeo, dio la vuelta olímpica a paso cansino y se subió al travesaño para festejar con sus hinchas, que alentaron todo el partido y como siempre le dedicaron una nueva estrella a su clásico rival: River. La Boca fue una fiesta, La Boca fue un carnaval. El gigante de Argentina volvió a sonreir y buscará la segunda corona el miércoles ante Rosario Central por la Copa Argentina. Este año desde La Boca salió el nuevo campeón…