RACING 3 – BOCA JUNIORS 1: VUELTA Y VUELTA

El Xeneize tenía todo servido para festejar el título en Avellaneda tras la derrota de San Lorenzo en Bahía Blanca. Sin embargo la Academia, el campeón reinante, lo cocinó en el primer tiempo y le propinó un 3 a 1 para el delirio de su gente.

Vuelta y vuelta. Nuevamente Racing derrotó a Boca tal como lo había hecho en el torneo de transición y el público ovacionó a los jugadores y al cuerpo técnico. Los dirigidos por Diego Cocca fueron superiores en una contienda que se vio marcada por las expulsiones de Daniel Díaz, en la etapa inicial, y Cristian Erbes en la complementaria. De esta manera la escuadra de Rodolfo Arruabarrena dejó una imagen más preocupante que la negativa de la celebración: su falta de volumen de juego volvió a verse en las paradas más difíciles.

El arranque del partido fue de ida y vuelta. Pudo abrir el marcador Nicolás Lodeiro pero Sebastián Saja, en una reacción formidable, le ahogó el grito al volante uruguayo. No obstante, el dueño de casa apostó a un esquema nuevo con un sólo delantero y eso le permitió volcar más mediocampistas ofensivos para llegar con mayor claridad al arco defendido por Agustín Orión. Y a los 5 minutos un desborde de Ricardo Noir derivó en el cabezazo de Marcos Acuña para clavar el 1 a 0.

Racing siguió lustrando su chapa de campeón y tomó el protagonismo del partido aprovechando la pasividad de su rival. Pero una desatención del fondo local derivó en un centro que Jonathan Calleri conectó sin marca alguna para poner la paridad que le devolvía la ilusión a los de la ribera.

Tan sólo diez minutos le duró la alegría a Boca Juniors porque una mano del «Cata» Díaz evitó el tanto de Oscar Romero pero generó que Patricio Loustau sancione el penal y expulse al defensor. A pesar de las protestas del conjunto azul y oro, Gustavo Bou cambió la pena máxima por gol y el cotejo se desvirtuó. Porque los de blanco y celeste no tuvieron piedad e hicieron circular la pelota con criterio mientras que el puntero del campeonato chocó constantemente contra sus propios miedos.

«Pichi» Erbes se fue expulsado a la media hora de la complementaria y ya con nueve hombres se le hizo imposible llegar al empate al Xeneize. Sobre el final una trepada de Washington Camacho derivó en un nuevo penal para el local que el «Chino» Saja convirtió con un esquinado remate hacia el poste izquierdo del arco de Orión.

Racing cocinó al candidato al título con un contundente 3 a 1 y le privó dar la vuelta donde el último campeón la dio el torneo pasado. Boca deberá ganarle indefectiblemente a Tigre la fecha que viene si es que no quiere depender de otros para coronarse en el ámbito local. Y eso que tenía el festejo prácticamente servido en Avellaneda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *