ARGENTINOS JUNIORS 1 – BOCA 3: ROJO DE CALENTURA

Boca derrotó por 3 a 1 a Argentinos Juniors, en el estadio Diego Armando Maradona, con un polémico arbitraje de Luís Álvarez. El árbitro del encuentro anuló mal un gol del Bicho, amonestó a Reinaldo Lenis (luego se fue expulsado) por protestar una falta que había sido, y no expulsó a Carlos Tévez por un planchazo descalificador, que fracturó a Ezequiel Ham. Justamente, el Apache convirtió los dos primeros goles del Xeneize, mientras que Jonathan Calleri había anotado el tercer; el descuento lo había marcado Ham, antes de salir lesionado. De esta manera, los dirigidos por Rodolfo Arruabarrena continúan en lo más alto de la tabla de posiciones. Además, el clima en La Paternal terminó tenso y los jugadores Xeneizes y el juez del encuentro, tuvieron que salir del estadio custodiados.

En un primer tiempo interesante, fue Argentinos quien propuso un mejor juego, y quién creó las mejores situaciones. Luciano cabral comandó cada ataque, Lenis lo volvió loco a Fabián monzón y a Daniel Díaz, pero Andrés franzoia y, especialmente, Lautaro Rinaldi, fallaron en la definición.

Rápidamente, a los 4 minutos del pitido inicial, los dirigidos por Néstor Gorosito tuvieron la primera oportunidad: Lenis desbordó por derecha y envió un centro que la frenó con la mano Franzoia (no la percibió ni Álvarez ni el asistente), y sacó un remate que exigió a Agustín Orión. Más tarde, Rinaldi se encontró con la pelota en el área y remató sólo, pero la pelota se desvió y salió por arriba. Sobre los 41, otra vez Rinaldi quedó de frente al arco Xeneize y remató, pero Orión atajó bien abajo, y Monzón la punteó al córner cuando Cabral se relamía para meterla. A los 43 llegó la primera polémica. Cabral asistió a Franzoia, que estaba habilitado por Monzón, y definió para poner arriba al local, sin embargo fue anulado por un supuesto offside.

Boca no había generado peligro en los primeros 45 minutos, pero a los 46, Tévez, eludió a dos jugadores rivales y sacó un terrible derechazo que se metió en el ángulo derecho para poner a su equipo arriba, por 1 a 0, antes de irse al descanso. Pero ni bien los jugadores volvían para hacer el saque de la mitad de la cancha, Nicolás Lodeiro insultó a Lenis, que reaccionó pegándole un golpe de puño, lo que desató corridas, empujones e insultos de todos los jugadores de campo. Finalmente el árbitro terminó el primer tiempo si haber sacado tarjeta alguna por esos hechos.

Pero cuando los jugadores volvían para disputar el complemento, Álvarez le mostró la roja a Lenis y otra vez empezaron los incidentes. El colombiano fue a increpar a Lodeiro, que se hacía el desentendido. Finalmente, el Bicho empezó el segundo tiempo con un jugador menos. Le costó mucho a Argentinos, en ese segundo tiempo, volverse a meter en partido. Empezó con imprecisiones, dejaba espacios en el fondo, y esto fue aprovechado por la visita a los 8 minutos: Lodeiro fue de derecha al centro y asistió a Tévez, que quedó mano a mano frente a Adrián Gabbarini, y definió pegándole fuerte al primer palo para estirar la diferencia. Una diferencia que a penas le duró 120 segundos, porque Joaquín laso envió un centro pasado, Patricio Matricardi la metió al área nuevamente y Ham la empujó para el 1 – 2.

El Bicho, con un jugador menos tenía la pelota, y arrinconó a un Boca que esperaba alguna contra como para liquidar el pleito. Una contra que pudo haber definido José Fuenzalida a los 26, pero su remate se fue desviado. Pero a los 30, llegaría la jugada desgraciada. Tévez y Ham fueron a trabar una pelota, pero el de Argentinos la punteó primero, y el Apache llegó tarde y con la pierna un poco más arriba que a la altura de la pelota y terminó impactando en la tibia del «Turquito». Ham se retorcía de dolor en el césped mientras Tévez segía la jugada, y Álvarez no cobró siquiera falta. El 22 del Rojo salió con una fractura expuesta de tibia y peroné, mientras que el árbitro marcó un pique para continuar el juego. Sí, un pique…

Los minutos pasaron, y los de Gorosito no encontraban los espacios. Para colmo, en una jugada desafortunada, Miguel Torrén y Matricardi se chocaron y le dejaron la pelota a Calleri, que se fue mano a mano contra Gabbarini, definió cruzado, y marcó el 3 a 1 definitivo a los 47 minutos.

No hubo tiempo para más. Luís Álvarez marcó el final del partido y alrededor de 100 policías se metieron en el campo para prevernir más disturbios. Insultos de todos los colores cayeron para el árbitro y para Tévez mientras se retiraban de la cancha.

Boca terminó ganando un partido más que caliente, que tuvo todos los condimentos posibles. Con polémica, es cierto, pero nadie le quita que mantiene la punta del campeonato y estiró la brecha con San Lorenzo a 5 puntos, que deberá enfrentar a Racing y ganarle, si no quiere perderle pisada al equipo de Arruabarrena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *