NUEVA CHICAGO 1 – ARGENTINOS JUNIORS 2: UNA BOMBA DE TIEMPO

Por: Marcelo Patroncini

El Bicho se aprovechó de este Torito de Mataderos que parece estar condenado a jugar en la B Nacional la próxima temporada. Los de Néstor Gorosito se pusieron en ventaja por un centro de Leandro Navarro que nadie desconectó y, cuando el local llegó al empate, una vez más los de La Paternal se encargaron de darle una estocada letal a los dirigidos por Rubén Forestello.

Era una fecha clave para Nueva Chicago que necesitaba una victoria, a como de lugar, para soñar con la permanencia en Primera. Incluso porque en los papeles el rival de turno aparentaba accesible en esta famosa «fecha de los clásicos». Enfrente estaba un Argentinos Juniors que venía de empatar, mereciendo ganar, ante Banfield. El presente de los de «Pipo», de irregular para abajo, invitaba a la ilusión en el República de Mataderos. Sin embargo, desde el arranque, fueron los de colorado quienes tomaron las riendas del encuentro.

A los 10 minutos Navarro desde la banda derecha envió un centro cerrado que nadie despejó. La pelota, por elevación, sobró al arquero Nicolás Tauber y terminó metiéndose contra el ángulo superior derecho del guardameta. Una seguidilla de errores y malos cálculos ya ponía en desventaja al dueño de casa. El Bicho pudo aumentar tras una fenomenal apilada de Luciano Cabral quien, pisando la medialuna, disparó desviado. Hasta ese entonces todo era de los muchachos de «Pipo» y las noticias desfavorables le pertenecían a los del «Yagui» que se vio obligado a cambiar al arquero antes de la media hora de juego.

Nueva Chicago logró reaccionar con un tiro libre de Mauricio Arias que se estrelló en el palo y una masita de Mauricio Carrasco que encontró bien ubicado a Adrián Gabbarini. Así los locales fueron al descanso abajo en el marcador pero arriba en los ánimos creyendo que el 0 – 1 podía revertirse. Pero Argentinos Juniors desde el inicio de la complementaria puso en jaque a su rival y Federico Lanzillota salvó en varias ocasiones su arco para evitar la caída definitiva e irreparable. A la impaciencia de algunos hinchas y a la poca voluntad, le llegó un obsequio cuando a los 31 minutos, Nicolás Giménez ejecutó un tiro libre por debajo de la barrera y estampó la paridad en Mataderos.

Con el 1 a 1 las ilusiones se renovaban. Si bien el resultado no le servía a ninguno de los dos, el hecho de remontar una vez más un resultado podía significar una dosis de energía necesaria para afrontar las seis fechas que le restan a la temporada oficial 2015. Pero cinco minutos después de celebrar la parda y pensar en una posible victoria, llegó la estocada final por intermedio de una arremetida de Cabral que se encargó de sellar el asunto. El 2 a 1 dejó, definitivamente, sin reacción al Torito que bajó los brazos por completo.

Argentinos Juniors celebró el triunfo que se le escapó el pasado viernes ante el Taladro y que, otra vez, estuvo a punto de no sostener. Lo de Nueva Chicago, sin dudas, fue desde el tanto de Navarro una bomba de tiempo. Otra derrota para los de Mataderos que, de a poco, empiezan a depender de un milagro para quedarse en la máxima categoría.