SAN MARTIN SJ 1- INDEPENDIENTE 1: NI SANTOS NI DIABLOS

Victorino marcó el empate para el Rojo. Gentileza: Olé

En el Estadio Ingeniero Hilario Sánchez, San Martín de San Juan e Independiente igualaron 1 a 1 en un partido con pocas emociones. Cristian Ledesma marcó de penal para el Verde y Mauricio Victorino puso el empate para el Rojo.

Se cortó la racha para Mauricio Pellegrino. «Longaniza» llevaba 5 victorias consecutivas en el torneo local, pero aún sigue sin perder en esta competencia desde que sucedió a Jorge Almirón. Enfrente estaba San Martín, que venía de sorprender a River en el Monumental ganándole por 1 a 0 y con un puñado de 5 partidos sin conocer la derrota.

Independiente salió a la cancha con un equipo muleto, plagado de suplentes, priorizando claramente el encuentro ante Arsenal por Copa Sudamericana el próximo Miércoles.
Jorge Pereyra Díaz y Claudio Aquino eran los encargados de elaborar el juego para la visita, que extrañó horrores a los habituales titulares, ya que los volantes ofensivos elegidos por Pellegrino no pudieron llevar a cabo la idea del DT en ningún tramo del partido.

En la primera mitad, los dirigidos por Carlos Mayor tuvieron las situaciones más claras. Aunque ninguna de gran peligro. El Rojo, por su parte, llegaba con jugadas aisladas y sin peso en el área rival. Quizás algunos centros de Pereyra Díaz  fue lo más inquietante para la defensa sanjuanina.
El primer grito llegó a los 17 minutos, cuando luego de un tiro de esquina, Trejo cometió un agarrón -de esos que en el fútbol argentino se dejan pasar- y Pitana cobró el penal con el que Cristian Ledesma -ex Rojo- puso el 1 a 0.

Luego del gol, Independiente se desordenó totalmente y recién pudo meterse en el partido en el segundo tiempo. Con los ingresos de Martín Benítez y el uruguayo Diego Vera, la situación cambió un poco. El Rojo se acercó unos metros más al arco defendido por Corti y a los 18 minutos, Trejo generó una infracción, Jesús Méndez envió un centro milimétrico a la cabeza de Victorino y así llegó el empate.

Con el envión del tanto, San Martín se replegó en su campo e Independiente buscó con muchas ganas, pero con poca claridad para llegar a la victoria.
Claro que el empate deja un gusto amargo para los de Avellaneda, el penal le salió bastante caro, pero teniendo en cuenta el equipo «Plan B» de Pellegrino y el juego de los últimos minutos, la visión cambia.
Ya lo dijo Moyano, el objetivo principal es la Copa Sudamericana. Y ese es el próximo paso para el Rojo. Hoy en San Juan quedaron en parda. Ni santos, ni diablos.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *