QUILMES 2 – RACING 1: EL PASADO LO CONDENA

La Academia cayó por 2 a 1 frente al Cervecero en un partido plagado de historias pasadas que volvieron al presente. En el debut como técnico de Facundo Sava, un fanático racinguista en el elenco del sur, la escuadra local cantó victoria con un tanto de un ex como Claudio Bieler y otro de Rodrigo Gómez, un ex Independiente. ¿El árbitro? Federico Beligoy, un hombre bastante recordado en Avellaneda.

Quilmes llevaba cuatro partidos sin ganar como local y encima, en la semana, tuvo la obligación de cambiar de entrenador. La salida de Julio César Falcioni le dio lugar al «Colorado» Sava, gran conocedor del contrincante con quien le tocó debutar. Para colmo, Racing se enteró el martes quién sería el árbitro y automáticamente volvieron los fantasmas de aquella fatídica noche frente a Estudiantes de La Plata en el Cilindro cuando el colegiado le expulsó tres jugadores y el partido acabó suspendido por invasión del público en el terreno de juego.

Un mal despeje de Alan Alegre a los once minutos del inicio le sirvió a la visita para abrir el marcador. El centro de Gustavo Bou cayó en los pies del defensor local quien se hizo un nudo y le dejó el esférico servido a Diego Milito de cara al arco. No obstante Walter Benítez le tapó el remate al ex delantero del Inter pero, en el rebote, Washington Camacho no perdonó y concretó el 1 a 0 parcial para los dirigidos por Diego Cocca.

A partir de ese entonces el protagonismo empezó a tenerlo Quilmes mientras los de Avellaneda abusaban con pelotazos en ofensiva. Y de a poco el local se acercaba a la meta contraria hasta que a cinco minutos del final del primer tiempo, logró el empate por intermedio de un exquisito tiro libre que el «Droopy» Gómez acomodó contra el ángulo superior derecho del arco defendido por Sebastián Saja.

El panorama se oscureció para los de Cocca en la complementaria. Rodrigo Braña, adueñado del mediocampo, cortaba cualquier tipo de intento y el resto de los jugadores acompañaban para crear peligro en la zona candente de la Academia. Y el pasado volvió a jugarle una mala pasada al último campeón del fútbol argentino. Beligoy le dio un penal al Cervecero y el «Taca» Bieler no falló para estampar el 2 a 1 que, a la larga, sería definitivo.

Sin embargo la gran polémica de la tarde se dio cuando el colegiado no sancionó penal a favor de la visita por una clara mano de Bieler que generó el estallido del elenco de Avellaneda. Sin el guiño arbitral y frente a un rival que fue superior, el equipo albiceleste que ayer vistió de negro, volvió a perder por segunda vez consecutiva en condición de visitante.

Quilmes se aprovechó de esta falencia que tiene su rival cada vez que sale del Cilindro y ganó después de cuatro fechas en el estadio Centenario. Racing pagó cara su visita porque además el pasado lo condenaba: Sava, Bieler, Gómez y Beligoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *